Redacción – Se terminó el sueño de Rafa Nadal para levantar su cuarto US Open.

El tenista balear se tuvo que retirar por molestias en su rodilla derecha cuando perdía por 6-7(3) y 2-6 ante Juan Martín Del Potro.

El español llegó al duelo con dudas físicas por su maltrecha rodilla derecha y al final, ésta acabó con su incansable garra porque para que Rafa se retire es que mucho dolor tiene que sentir. En rondas anteriores, estos dolores ya le hicieron sufrir más de lo previsto como ante Khachanov pero ante el tandilense no ha podido más.

El primer set empezó con ambos tenistas algo dubitativos, lo que les llevó a ceder su servicio a las primeras de cambio. Tras hacerse un mútuo break, las cosas se pusieron en su sitio y no fue tan fácil doblegar al otro rival. Pero Rafa ya empezó a denotar que no estaba cómodo y empezó a sufrir, especialmente en el final de la manga.

El balear cedió su servicio y tuvo que afrontar un 5-4 al resto. Pero ahí sacó su garra que le caracteriza y en el siguiente juego salvó hasta dos bolas de set en contra para igualar a cinco un set que acabaría decidiéndose en el tie-break.

En el desempate, Rafa ya agonizaba más y eso lo aprovechó un Del Potro que, lesión a parte de su rival, estuvo incomensurable. El argentino se llevó la primera manga por 7-6(3) y ese mazazo ya acabó de hundir a Rafa.

EL segundo set fue una agonía para el balear y aunque luchó en un principio, salvando dos bolas de break en su primer servicio, acabó cediendo en el cuarto juego, un break que ya fue un mundo para remontar. Sus gestos y expresiones faciales le delataban y finalmente, aunque luchó hasta el final, Rafa cedió otro servicio para acabar perdiendo el set por 6-2, punto en el que se quitó la cinta y dijo hasta aquí.

«Odio retirarme» dijo un abatido Nadal después de abandonar la Artur Ashe, pero el de Manacor aseugró que de haber seguido, hubiera sido peor para su rodilla. Así pues, se acabó el sueño de Nadal en el US Open, aunque mantendrá el número uno. Por su parte, Del Potro accede a la final donde le Djokovic y Nishikori buscarán también su hueco.