El Real Madrid sigue con la idea de mantener a Zinedine Zidane como entrenador “hasta final de temporada” pese al descontento existente por la eliminación en la Copa del Rey ante el Alcoyano, fuentes del club han asegurado a ESPN.

El técnico francés ya no está tan respaldado como en otras ocasiones porque la derrota ante un equipo de Segunda División B ha hecho mucho daño a su figura, pero la directiva dirigida por Florentino Pérez sigue sin plantearse su destitución salvo que ocurriese otra catástrofe.

ESPN ha podido saber que en el club existe un enfado grande por el planteamiento que hizo el francés. Pocos entienden que Zidane insistiese en jugadores como Marcelo e Isco, aunque entienden que las culpas deben repartirse.

No obstante, la intención del club sigue siendo la de esperar hasta el verano para reunirse con Zidane y tomar una decisión dependiendo de lo que ocurra desde ahora hasta el final de la temporada.

Las mismas fuentes comentan a ESPN que todavía es muy pronto y recuerdan que todavía quedan dos títulos en juego (La Liga y la Champions League) que pueden cambiar el rumbo de la temporada.

De una u otra manera es cierto que la imagen de Zidane está tocada tanto por las dificultades que tuvo el Madrid para pasar de la fase de Grupos de la Champions como por la gestión que está haciendo con algunos de los talentos de su plantilla.

El Madrid ha realizado una fuerte inversión en los últimos años en talentos jóvenes como Martin Odegaard, Vinicius Junior, Luka Jovic, Brahim o Rodrigo con el objetivo de que lideraran el futuro junto a las perlas de la cantera como Sergio Reguilón, Achraf Hakimi o Marcos Llorente. Sin embargo, Zidane ha preferido optar por mantener su confianza en los veteranos que le ayudaron a ganar tres Champions League durante su primera etapa en el Real Madrid.

ESPN ya informó en los últimos días que los casos de Hakimi, Reguilón, Llorente o Jovic no han favorecido a la figura del técnico francés.

Además, la derrota ante el Alcoyano llegó horas después de que Odegaard, otras de las grandes apuestas a largo plazo del club, pidiese salir en busca de minutos.

Mientras tanto ESPN ha podido saber que en el vestuario hay división de opiniones respecto a las decisiones de Zidane. Una parte defiende que Zidane siga apostando por jugadores consolidados que no requieren un tiempo de adaptación porque consideran que en un club como el Madrid ese tiempo no existe. Sin embargo, hay otro sector, compuesto principalmente por los jugadores más jóvenes, que empiezan a ver con recelo la poca confianza que muestra el francés en ellos.

La directiva comparte las dudas de estos últimos ya que el club, que en la primera etapa de Florentino apostó por fichar a los denominados Galácticos, ha cambiado su forma de actuar en los últimos años, enfocando su proyecto deportivo hacia la formación de talento futuro combinado con los fichajes de estrellas como Eden Hazard or Thibaut Courtois.

No obstante, fuentes del club insisten en que cantera debe tener un “papel fundamental” en un tiempo en el que apenas se pueden hacer fichajes debido a la precaria situación económica que ha dejado el coronavirus.

La tercera pata del banco es la del cuerpo técnico. Desde el entorno de Zidane se admite a ESPN que el técnico francés está “preocupado” por la situación pero no piensa dimitir. De hecho, aseguran que sigue confiando en su plantilla a pesar de las informaciones del exterior y entiende que se necesita paciencia para que el proyecto siga creciendo.

Por tanto, Zidane no peligra de momento y todas las partes insisten en pasar página a las derrotas en la Supercopa de España y en la Copa del Rey con trabajo y paciencia para volver a la senda de la victoria el domingo ante el Alavés.