Redacción – En las últimas décadas ha crecido enormemente el interés por parte de los organismos gubernamentales y privados que se encargan de la salud pública sobre el impacto favorable que produce la actividad física y el deporte sobre la salud de las personas, por ello muchos países han incorporado entre sus políticas la masificación del deporte y la actividad física como un medio para generar un mayor bienestar de la población.

Nos explica Francisco D’Agostino que recientes investigaciones indican que el sedentarismo es un factor asociado a la aparición de enfermedades consideradas crónicas como la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial, entre muchas otras; las cifras son bastante alarmantes especialmente en América Latina, donde las investigaciones indican que más del 25% de la población mayor de 14 años no realiza de manera periódica ningún deporte o actividad física.

Sin embargo, asegura D’Agostino se puede constatar que existe una preocupación seria por parte de los gobiernos de esta región sobre esta situación y en muchos países se americanos se adelantan programas de impulso al deporte y la actividad física, incluso hay un aumento considerable de los espacios públicos para la práctica del deporte y el desarrollo de la actividad física.

Aunado a ello existe una campaña muy positiva en los medios de comunicación y redes sociales que alienta a la población a incluir la práctica deportiva y la actividad física en las actividades de su vida diaria, incluso muchos medios han incluido en su programación programas dedicados a impulsar pedagógicamente la práctica de diversos deportes y artes marciales muy beneficiosos para la salud de la población.

La actividad física y el deporte son esenciales para tener una mayor calidad de vida gracias los beneficios fisiológicos, psicológicos que aporta al individuo, así como los beneficios sociales que aporta tanto al individuo como al grupo social donde interactúa.

Beneficios de la actividad física y el deporte en la salud física

La actividad física y el deporte trae muchos beneficios a la salud física de las personas, gracias a que ayuda a fortalecer músculos y huesos, lo que permite al organismo aumentar la densidad ósea y mejorar su capacidad para realizar esfuerzos sin fatiga, además propicia la reducción en un alto porcentaje del riesgo de padecer enfermedades crónicas como las mencionadas en párrafos anteriores.

La actividad física periódica y constante, asegura D’Agostino, ayuda a aumentar la resistencia cardiorrespiratoria, que la capacidad que tienen el organismo para mover los grandes grupos musculares durante la realización de tareas o trabajos que impliquen esfuerzo.

Para ello tanto el corazón como los pulmones deben hacer llegar suficiente sangre oxigenada a los músculos, para que estos pueden soportar el esfuerzo y recuperarse lo más rápido posible sin sufrir fatiga, lo que permite al organismo una mayor capacidad para realizar esfuerzos considerables con muy pocos riesgos de lesiones.

Otros de los beneficio a la salud física que aportan la actividad física y el deporte es el mantenimiento y aumento de la fuerza muscular, que es la capacidad que tienen los músculos para generar tensión y tener la capacidad de soportar y superar una fuerza opuesta, es decir la actividad física influye positivamente en la capacidad de los músculos para mantener una contracción durante un lapso de tiempo prolongado.

La flexibilidad muscular también se ve impactada por la actividad física ya que mejora la capacidad de las articulaciones para realizar movimientos de mayor amplitud, posibilitando movimientos exigentes o difíciles sin que se sufra ninguna lesión.

Importancia del deporte y la actividad física en la salud mental

Los efectos de positivos de la actividad física y la práctica deportiva sobre la salud física y mental han sido investigados desde hace varias décadas y se encuentran ampliamente documentados, en relación a la salud mental indica Francisco D’Agostino, que las investigaciones apuntan a que la actividad física realizada de manera periódica es un factor importante en la reducción de los niveles de estrés.

Indica que también se ha demostrado que la práctica de un deporte o actividad física influye positivamente en la reducción de la depresión y la ansiedad, por lo que los especialistas las han considerado como una parte esencial del tratamiento de estas enfermedades psicológicas que en la actualidad afectan a un porcentaje significativo de la población.

La participación de las personas en deportes grupales o en actividades de ejercicio físico les ayuda fortalecer su autoestima, a construir una imagen positiva de sí mismos y a mejorar su calidad de vida, esto se debe a la combinación de la actividad física a los aspectos socioculturales positivos que la acompañan, ya que al estar físicamente activas las personas tienden a disminuir las conductas antisociales y autodestructivas que se presentan sobre todo en la población más joven.

La actividad física como elemento para evitar la aparición de trastornos de personalidad

Se ha comprobado, como se pudo ver en párrafos anteriores, la importancia de la actividad física y la práctica deportiva en el tratamiento exitoso de patologías frecuentes como el estrés, la depresión o la ansiedad. No obstante, la actividad física también es considerada por los especialistas como un protector que puede evitar la aparición de trastornos de la personalidad, así como del estrés académico y laboral y la ansiedad social.

Recientes investigaciones sobre la anorexia nerviosa, una patología de origen psicológico que puede llevar a la muerte, ya que las personas, principalmente mujeres jóvenes, que la sufren tienen un miedo terrible a ganar peso, por lo que se niegan a mantener el peso corporal mínimo, debido a una alteración psicológica sobre la percepción del tamaño o volumen de su cuerpo.

Esta enfermedad causa terribles estragos en la salud de las personas que la padecen, ya que evitan consumir la cantidad de alimentos que necesitan para mantener el normal funcionamiento de sus organismos: recientes estudios han demostrado que la actividad deportiva periódica y controlada por parte de las mujeres que sufren esta patología ayuda en la disminución de varias de las conductas autodestructivas ligadas a la anorexia.

Por lo que los tratamientos más vanguardistas de esta patología incluyen la exigencia de la práctica de alguna disciplina deportiva, preferiblemente grupal.

Impacto de la práctica deportiva en la actividad cerebral

Investigaciones científicas han demostrado que el cerebro humano tiene la capacidad para modificar sus conexiones interneuronales para revertir procesos asociados al envejecimiento o accidentes cerebrales, esta capacidad se denomina como plasticidad; los investigadores afirman que la práctica deportiva o la actividad física constante favorecen esta y otras funciones cerebrales.

La actividad física constante aumenta la secreción de la neurotrofina conocida como BDNF que mejora la capacidad de las neuronas, favorece la sinapsis entre éstas y ayuda a proteger al cerebro de la isquemia, esto se debe a que la actividad física provoca que los músculos generen IGF-1 un factor de crecimiento que va directamente al cerebro e impulsa la producción de la mencionada neurotrofina BDNF.

Lo que según Francisco D’Agostino explica porque el ejercicio físico y los deportes ayudan a conservar y mejoran las funciones cerebrales, disminuyen la posibilidad de sufrir accidentes cerebrales y la aparición de enfermedades como el mal de Parkinson, el Alzheimer o la esclerosis lateral amiotrófica, posibilitando una vida adulta más activa y saludable.

Fortalecimiento de valores individuales y sociales a través del deporte

Los deportes, especialmente los que se practican en grupo, impactan positivamente en los factores psicosociales como el compañerismo, el respeto por los demás, la responsabilidad y la incorporación de las normas; además ayuda a disminuir los niveles de agresión y ansiedad, y a aumentar la autoestima y las habilidades sociales.

La práctica de un deporte, explica Francisco D’Agostino ayuda a mejorar los procesos de sociabilización de los individuos que lo practican, lo que tiene un mayor impacto cuando se trata de niños y adolescentes, tanto el deporte como la actividad física ayudan a las personas a ser más responsables, a aprender a dividir su tiempo en forma eficaz y a trabajar en equipo.

El deporte y la actividad física, de acuerdo a la opinión de expertos, son un poderoso medio de transformación social, en ellos existen elementos muy beneficiosos para el desarrollo de las personas, especialmente de los niños, adolescentes y jóvenes, ya que puede emplearse efectivamente para alejarlos de la delincuencia, la violencia y el flagelo de las drogas.

El deporte, desde la perspectiva de la socialización, puede favorecer los procesos de aprendizaje e incorporación de las reglas sociales, potenciar la autoestima y el sentido de pertenencia, la solidaridad, la responsabilidad y permite que las personas formen un autoconcepto muy positivo.

Los valores culturales, actitudes y comportamientos sociales que desarrollan las personas a través de la actividad física o la práctica deportiva se trasladan a otros ámbitos como las relaciones familiares, la escuela o el trabajo, teniendo por lo general un impacto positivo.