Con un Ansu Fati conectado el Barcelona logra valioso triunfo ante Valencia

0
96

El Barça se llevó tres puntos de oro ante el Valencia con una actuación convincente y plena de oficio en que Ansu Fati, titular por fin, marcó la diferencia. El delantero demostró que es un jugador especial con un gran gol para neutralizar el tanto inicial de Gayá y provocando el penalti que Memphis transformó en el 2-1. Coutinho, ya al final, marcó el tanto de la tranquilidad azulgrana antes de la semana en que se juega buena parte de sus opciones en la Champions y el Clásico liguero.

El Barcelona empezó con una buena noticia: Ansu estaba en el once titular en un once algo extraño, en el que Sergi Roberto hacía de lateral derecho y Dest, de extremo por la misma banda. Los centrales eran Piqué y Eric Garcia, con Alba cerrando la zaga en su lateral. En la media, Busquets hizo de pivote, con De Jong de interior derecho y Gavi, en el flanco izquierdo. Y arriba, el citado Dest por la derecha, Memphis por el eje y Ansu por izquierda.

El partido empezó mal para el Barça, dado que a a los cuatro minutos y 17 segundos ya perdía por culpa de un zurdazo tremenado de Gayá, jugador que gusta a Mateu Alemany y Ramon Planes como relevo de Jordi Alba. El capitán ché demostró aquí su calidad y capacidad ofensiva. Ter Stegen tocó el balón con su mano derecha pero no pudo despejarlo.

El Barça reaccionó rápido con una buena llegada por la izquierda de Alba que Dest por poco no pudo llegar a rematar en boca de gol. No marcó pero esa acción le enganchó de nuevo al partido. El equipo de Koeman no dudó y se recuperó con entereza. Y en el minuto 14, Ansu, con una rosca mágica desde la frontal escorado a la izquierda, firmó el 1-1, con un tiro inalcanzable para el ex culé Cillessen.

El Barça siguió presionando tras el empate, sabedor de que ya ha tirado demasiadas primeras partes. Gavi, que siempre va con todo, hizo tres faltas casi seguidas y se ganó a los 20 minutos su primera amarilla.

Tras unos minutos de dudas, el Valencia se estiró y creó peligro con un centro venenoso de Guedes que se paseó por delante de la puerta de Ter Stegen y un tiro del portugués que salió fuera tras una contra conducida por él mismo (24’).

El partido entró en una fase de dominio alterno en que Busquets vio una amarilla (32’). Sin embargo, el equipo de Koeman fue poco a poco apretando arriba y metiendo al Valencia en su área, con Ansu y Memphis buscándose y combinando. En una gran jugada combinativa en el 39’, Ansu se quedó solo ante Cillessen y Gayá, con una entrada por detrás, le hizo penalti que conllevó tarjeta amarilla. Memphis transformó la pena máxima con suficiencia, con un tiro esquinado y a media altura por la izquierda de un hierático Cillessen. Los azulgrana le habían dado la vuelta antes del descanso a un partido que había empezado torcido.

A la vuelta del descanso, el Barça siguió mandando, con buenas salidas de balón desde atrás y combinaciones peligrosas. Una de ellas, en el 49’, la acabó Ansu con un zurdazo que Cillessen desvió a córner. El Valencia respondió cuatro minutos más tarde con un tiro al palo de Carlos Soler, inexplicablemente solo en la frontal del área azulgrana. El Valencia se aplicó en la presión avanzada y buscó el empate con ambición. A los 57 minutos, Guedes puso a prueba a Ter Stegen, que desvió su potente tiro con un brazo fuerte que repelió el balón. El Valencia se lo empezaba a creer y el Barça empezaba a atrincherarse peligrosamente en su área.

Koeman movió el banquillo dando entrada a Coutinho por Ansu, de quien el técnico ya dijo en la previa que no podría jugar enteros los tres partidos ante Valencia, Dinamo de Kiev y Real Madrid. Desde la salida de Fati el Barça pareció perder el atrevimiento mostrado hasta entonces. Y el Valencia, sabedor de que la gran amenaza se había ido, se estiró más, con continuas conducciones. Bordalás metió a Musa y Marcos André para ganar en llegada. Maxi Gómez, en un tiro de falta, rozó el 2-2. Pero en una gran jugada colectiva, culminada con una preciosa maniobra de Dest en el extremo y con un precioso pase a Coutinho logró el Barça el 3-1. El brasileño, solo ante Cillessen, le batió por abajo. Era el minuto 85.

Para acabar de enardecer a los 47.317 culés que fueron al estadio, Koeman decidió dar entrada al Kun Agüero por Dest, que se llevó una ovación de lujo. El Barça tiró de oficio en el descuento para no sufrir ningún susto y amarrar tres puntos de oro para encarar una semana en que llega una final en Champions contra el Dinamo de Kiev y el Clásico del domingo 24 en el Camp Nou.