Redacción – Una investigación de la Universidad Rovira I Virgili de Tarragona sugiere que comer fruta fuera de temporada podría ser malo para la salud.

Es decir, el consumo de una misma variedad de fruta tiene unos efectos sobre la salud diferentes en función de la estacionalidad. Comer fruta modula la funcionalidad del organismo de manera diferente si se come en la época del año que corresponde o fuera de temporada.

Los resultados de esta investigación se han publicado en la revista internacional sobre nutrición humana Nutrients y The Journal of Nutritional Biochemistry.

Los mamíferos tenemos un mecanismo llamado reloj molecular que nos permite adaptar el metabolismo de nuestras células en función de la estación del año en la cual nos encontramos. El consumo de cerezas puede alterar el reloj molecular del tejido adiposo en función de si se consume en la época del año que corresponde o fuera de temporada.