Cádiz con Anthony Lozano en la cancha recibe paliza 3-0 de la Real Sociedad

Anthony Lozano inició como suplente y en la segunda parte ingresó al terreno de juego en Anoeta.

0
71

El Cádiz donde juega el hondureño, Anthony “Choco” Lozano, deberá seguir sufriendo para mantener la categoría tras perder este jueves en Anoeta ante la Real Sociedad (3-0).

El próximo domingo, el equipo andaluz, a dos puntos del descanso, recibirá al campeón Real Madrid y en la última jornada visitará al Alavés en un duelo por la salvación que podría resultar dramático para ambos.

El equipo de Sergio González sucumbió al recital de un sublime David Silva. El ‘Mago de Arguineguín’ asistió a Sorloth en el primer gol, fue objeto de un penalti que transformó Januzaj y dio el pase a Portu que acabó con otra pena máxima que anotó el propio jugador murciano. Con esta cómoda victoria, los donostiarras mantienen intactas sus opciones de volver a disputar la Europa League.

Los amarillos salieron con mucha fuerza y decididos a adelantarse pronto en el marcador, tanto que Idrissi buscó la portería donostiarra a los 17 segundos del inicio del partido y Espino obligó a intervenir a Remiro con un centro-chut en el minuto 3.

Sin embargo, no tardó en aparecer la magia de David Silva. El canario le dio un extraordinario pase interior a Alexander Sorloth, que, rozando el fuera de juego, marcó con un disparo que se coló entre las piernas de Ledesma.  El gol del gigante noruego, el cuarto que anota en esta Liga tras pasar prácticamente inadvertido a nivel realizador esta campaña, fue muy celebrado por el público de Anoeta.

El 1-0 dio confianza y un impulso a la Real, que fue aumentando su posesión y presión sobre un Cádiz que jugó demasiado lejos del área, más preocupado por no encajar más tantos que de atacar. Silva siguió con sus ‘diabluras’ y le regaló un excelente balón a Zubimendi. El pivote blanquiazul estuvo a punto de batir a Ledesma con un peligroso testarazo.

David Silva, protagonista de un espectacular partido, rozó el gol con un zurdazo que se marchó muy cerca de la escuadra ante un Cádiz que sufría cada vez más con el acoso de los de Imanol Alguacil.

No obstante, los andaluces empataron en el minuto 40 gracias a un golpeo con precisión y contundencia de Idrissi, pero el colegiado de la contienda, el valenciano Martínez Munuera, lo invalidó a instancias del VAR por un fuera de juego milimétrico de Alarcón, el jugador que le dio el pase al delantero neerlandés.  El Cádiz, enrabietado por la anulación del gol, acabó la primera parte metiendo en ciertos aprietos a los guipuzcoanos.

Nada más reanudarse el encuentro, Álex Fernández pudo empatar ante un Remiro que desvió el balón a córner. Pero el que volvió a ver puerta, poco después, fue la Real con un penalti que provocó el genial Silva tras caer derribado dentro del área por Alarcón y que ratificó el VAR. Januzaj hizo subir el 2-0 tras engañar a Ledesma.

A la hora de partido, Sergio González quiso agitar a su equipo en busca de una más que complicada remontada con un triple cambio. Rubén Alcaráz, Iván Alejo y el Choco Lozano entraron al terreno de juego. Éste último casi recortó distancias en un error de Zubimendi que arregló Remiro con una acertada intervención. Para desgracia del Cádiz, Alejo tuvo que retirarse lesionado tras poco más de diez minutos en el campo.

El Cádiz no dejó de intentarlo hasta el final, pero la Real fue la que estuvo más cerca de marcar su tercer gol en otra jugada iniciada por Silva que Sorloth no acertó a culminar ante Ledesma para firmar el doblete.

En el descuento, el desatado futbolista canario volvió a aparecer para dar un pase de oro a Portu que acabó con un penalti que transformó el de Beniel para cerrar una importante e incontestable victoria que rearma de moral a la Real de cara a su decisivo duelo del domingo en La Cerámica ante el Villarreal, rival directo en la lucha por la sexta plaza.

El Cádiz, que había dado la campanada ganando en sus visitas a los siempre difíciles campos de Barça y Athletic, y empatado en sus no menos complicados desplazamientos a los feudos de Real Madrid, Sevilla, Villarreal y Betis, no fue esta vez un ‘matagigantes’.