Athletic de Bilbao derrota al Atlético de Madrid y defenderá el título de la Supercopa de España

0
362

El Athletic de Bilbao defenderá el domingo el título de la Supercopa que conquistó en 2021 después de ganar al Atlético de Madrid en una semifinal que pasó del aburrimiento (absoluto) a la electricidad y pasión del desenlace.

Venció remontando en un abrir y cerrar de ojos por 2-1, despertando el choque a partir del gol, inverosímil, de los colchoneros gracias a las dianas de Yeray y Nico Williams, quien revolucionó con su entrada a los leones para acabar con la paciencia de un Atlético soporífero.

Nada que ver con el Clásico, al encuentro entre leones y colchoneros le faltó una pasión en las gradas que provocó un partido falto de ritmo, sin velocidad ni prestancia entre dos equipos que se dejaron contagiar de la frialdad ambiental, completando una primera parte soporífera, en la que apenas hubo que destacar dos jugadas polémicas, una en cada área, de las que no quiso saber nada el árbitro… Y que ni tan solo motivaron las protestas esperadas. Las mínimas.

El 0-0 se mantuvo hasta llegarse a la hora de partido, cuando un centro blando al área del Athletic lo remató de cabeza sin peligro aparente, pero si ajustado, Joao Felix. Parecía que el balón lo podía rechazar Yeray o atajarlo sin más dificultades Unai Simón… Pero uno por el otro, ninguno fue a por el balón, que se estrelló mansamente en el palo y entró en la portería tras rebotar en la espalda del portero internacional.

Casi sin darse cuenta el Atlético estaba por delante, en el escenario ideal a la vista del poco ritmo del choque y con media hora por delante para concretar su victoria… Cuando, entonces, reaccionó Marcelino haciendo un triple cambio, atrevido, para intentar darle otro sabor al duelo.

Y dicho y hecho, de pronto el Athletic se revolucionó, empezó a dominar a un Atlético apocado que tras ser salvado en dos ocasiones por Oblak recibió el castigo a la salida de un corner lanzado por Muniain y que Yeray, imperial de cabeza, remató a la red.

Sin tiempo para que los de Simeone encajasen el golpe reapareció Oblak para salvar el 1-2, pero ya no pudo en el corner posterior, mal rechazado por la zaga y rematado de forma brutal por el jovenj Nico Williams a gol.

En apenas cuatro minutos le dio la vuelta el Athletic al partido y dejó tan tocado en la moral a un Atlético sin capacidad de respuesta que pudo alcanzar el final del partido con una tranquilidad inesperada.

El domingo, como hace un año en Sevilla frente al Barça, volverá a partir como víctima propiciatoria. Pero recordando que ya le derrotó en la semifinal, buscará ante el mismo Real Madrid dar el golpe para enlazar su segundo título de Supercopa consecutivo.