Redacción – Alexander Zverev destilando su conocido talento a los 21 años. Sascha, quinto del mundo pero virtualmente cuarto (ha superado al ausente Del Potro en la clasificación ATP) y ya fue tres, ha dado otro paso de gigante adelante en su carrera venciendo a Roger Federer para disputar su primera final en unas Nitto ATP Finals, en su segunda presencia en un Masters.

El O2 Arena de Londres empujó al seis veces campeón Roger Federer, una leyenda a sus 37 años, pero los cerca de 20.000 aficionados presentes acabaron premiando, a regañadientes, el trabajo impecable de Zverev con una ovación. Merecida y reparadora para el vencedor de la primera semifinal, 7-5 y 7-6 (7-5) en 1h.34’. Justa porque muchos habían abroncado y silbado continuamente al teutón al parar un punto en pleno ‘tiebreak’ con 4-3 Federer, que parecía en disposición de 5-3 hasta que a un recogepelotas se le cayó una bola del pantalón a la pista, por lo que Sascha detuvo el juego y tuvo que repetirse el punto, que sería suyo para 4-4.

Con la victoria cerrada, en plena entrevista en la cancha, Zverev pidió disculpas por haber detenido el juego, pero explicó el porqué y que la normativa así lo decía. Fue entonces cuando hizo que se rindiesen sus detractores en la grada, los que querían a Federer en la final sí o sí.

El pupilo de Ivan Lendl demostrando por qué es el jugador con más partidos ganados de esta temporada, 57-19, ganándose el derecho a disputar una final que Alemania no conocía desde que Boris Becker perdiese la de 1996 ante Pete Sampras, tras haber dominado la de 1995. Zverev espera rival para este domingo (18.00 horas), que saldrá del duelo entre Novak Djokovic y Kevin Anderson, programado este viernes a las 21.00 horas.

Rotundo Zverev, pese a su juventud y menor experiencia más decidido que un Federer por momentos cercano a la imagen de laguna mental de su fallido estreno en esta cita ante Kei Nishikori. Pagó muy caro dos juegos desastrosos en momentos definitivos. Entregó el set inicial en el duodécimo juego sufriendo el ‘break’ en blanco. Y se puso arriba 2-1 en la segunda manga, y no confirmó el ‘break’ del ‘game’ anterior. En situaciones desequilibrantes, peor Roger que Sascha.

El teutón aguantó firme en el ‘tiebreak’, ganó todos sus puntos de saque, hasta que llegó un error en la red de Federer que le dio dos bolas de match con 6-4. El helvético se salvó, 6-5, con su servicio, que cedió a continuación a Zverev para que rematase la victoria.

Federer deberá buscar su corona ATP 100 en 2019. Se quedó fuera de la que hubiera sido su undécima final en el Masters, que no disputa desde 2015, que ganó por sexta y última vez en 2011. Zverev, ganador este curso de los torneos de Múnich, Madrid y Washington, tiene en su palmarés 8 títulos, habiendo perdido las finales de Miami y Roma este curso.

Zverev mostró juego y fe, en mayores dosis que Federer, contra quien había cedido doce meses atrás en la liguilla de estas ATP Finals, pero al que había superado en Halle 2016 y Montreal 2017. Sascha igualó, 3-3, su balance con Roger. Sabía que estaba en disposición de apear al de Basilea.