Redacción – Sebastian Vettel no quería ser humillado con un mejor coche que Lewis Hamilton y lo consiguió en un lugar tan histórico como Spa.

El alemán había salido escaldado el sábado de otra calificación en agua, pero hoy ajustó la mirilla en el giro inicial y adelantó al inglés en la primera vuelta, en la recta de Kemmel, que se inicia después de la vertiginosa secuencia de Eau Rouge y Raidillon.

Incluso Ocon tuvo su oportunidad de sobrepasar a Lewis, que sin embargo mantuvo la segunda plaza antes de que saliera el safety car tras el accidente de Hulkenberg, Alonso y Leclerc en la salida.

El intento de ‘undercut’ para atajar en boxes se produjo en la vuelta 22 por parte de Mercedes, pero Ferrari copió a Hamilton y mantuvo la cabeza desde allí hasta el final.

Con los 7 puntos que recorta en el Mundial, Seb se coloca ahora a 17 del británico y sabe que tiene un mejor monoplaza en estos momentos, superior en los circuito de motor y en los revirados. Monza será una nueva oportunidad para ponerle en jaque, pero también Singapur. A Hamilton parece que se le ha acabado esa suerte que le ha acompañado desde Alemania.

Por su parte, Max Verstappen pudo dar una alegría a los 50.000 compatriotas llegados desde Holanda y que contribuyeron a abarrotar las gradas del circuito belga. Se ventiló con solvencia a los dos Racing Point Force India y se encaminó hacia un podio plácido. Incluso Bottas lo logró, pues ha sido cuarto pese a arrancar 17º, tras un gran remontada.

Checo Pérez le ganó la partida a Esteban Ocon, una vez más, en la que puede ser una de las últimas ocasiones en que comparten equipo. Se dice que el francés entrará por Vandoorne en Singapur, como compañero de Alonso en McLaren y que el belga irá a Sauber, por Marcus Ericsson, que se queda en la calle.