Redacción – El Barça comienza en León la defensa del título del Copa, en busca del quinto consecutivo, lo que sería una proeza histórica. Quizás por ello Valverde se toma este título dándole la máxima importancia, como ya hizo la temporada pasada, y lo deja muy claro: “Es un trofeo primordial, claro, como para cualquier equipo. No entiendo eso de dejar un trofeo para ganar otro, eso es un brindis al sol”, ha afirmado antes del entrenamiento previo al partido, con los ecos del 5-1 al Madrid aún recientes, y sin hacer comentarios sobre la destitución de Lopetegui o el comunicado del Madrid. Para los menos habituales, se trata de “una prueba”

Pese a la diferencia de categoría entre los contendientes, Valverde exige seriedad para afrontar la eliminatoria, que cada año suele provocar algún disgusto: “Ellos van a jugar con el entusiasmo de su público. Es el partido que están esperando, en el que tienen muchísmo a ganar”, advierte.

En León tendrán su oportunidad jugadores no habituales o del filial. Valverde admite que “cada partido es una prueba y sí, es una prueba para ellos, especialmente porque no es un amistoso, es un partido en que nos estamos jugando cosas”. Y recuerda que “el año pasado la final de Copa fue de los mejores momentos del año, con aquel 5-0 además. Pero para llegar primero hubo que superar la primera ronda. Nos jugamos mucho y no es un partido fácil, es complicado. Para ellos es el partido del año”, ha insistido.

De los últimos partidos ante Sevilla, Inter y Madrid está contento sobre todo “por la dinámica del equipo, por la dificultad que tenían los partidos, y por el paso adelante que hemos dado en situaciones complicadas. Es lo que nos da confianza como equipo para lo que viene ahora”. Y ha recordado que “ahora hay Copa y un partido el sábado en que hay que refrendar todo lo conseguido. Si no, será como partir de cero otra vez”.

Uno de los dilemas que debe resolver de la alineación es la gestión de los centrales, con sólo dos del primer equipo disponibles: “No voy a negar que es una posibilidad jugar con centrales 100% del filial, porque Lenglet y Piqué están aguantando el peso de los minutos. Pero nos condiciona la reglamentación”, ha explicado, recordando que siempre tiene que haber un mínimo de siete jugadores del primer equipo sobre el campo. “Me gusta tener un jugador menos del filial, por si acaso”.

Asegura que “Cillessen está bien” tras pasar un mal día el lunes y señaló que “está en una posición que no es sencilla, pero estamos encantados con él y con su compromiso con el club y con el equipo”. No cree que el Madrid haya arrojado la toalla en Liga, porque “no existen las temporadas de transición, el Madrid estará luchando con nosotros”.