22.3 C
New York
miércoles, mayo 29, 2024
spot_img
spot_img

¿Son todas las calorías iguales?

spot_img

La cantidad total de calorías que proporciona un alimento o una bebida depende de la cantidad de gramos de carbohidratos, proteínas, grasa o alcohol que contiene.

Seguro ha escuchado que “una caloría es una caloría” cuando se trata de perder peso, ¿puede ser eso realmente cierto? Debido a la variedad de dietas que existen (cetogénica, mediterránea o de ayuno intermitente), puede ser un desafío abrumador.

Tara Schmidt, dietista diplomada de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, dice que la respuesta a esta pregunta es “sí y no”. Si bien una caloría puede ser una caloría en lo que respecta a la ecuación matemática de la pérdida de peso, se deben considerar otras cuestiones. Las calorías son una unidad de energía. La cantidad total de calorías que proporciona un alimento o una bebida depende de la cantidad de gramos de carbohidratos, proteínas, grasa o alcohol que contiene. Sin embargo, la cantidad de calorías no predice cómo nos sentiremos después.

Por ejemplo, un refrigerio de 200 calorías de una manzana con mantequilla de maní le ayudará a sentirse más lleno y satisfecho que un refrigerio de papas fritas de 200 calorías. La diferencia no solo está en la composición del alimento sino también en el volumen. El refrigerio de una manzana y mantequilla de maní aportará fibras, grasas, agua y algunas proteínas. La mayoría de estos atributos están ausentes en lo que respecta a las papas fritas, explica la dietista de Mayo Clinic.

Piense también en el volumen: el refrigerio de manzana estirará más el estómago debido a su mayor tamaño, por lo que enviará la señal de saciedad al cerebro. Las 200 calorías de las papas fritas también se digerirán y saldrán del estómago más rápido que las de la manzana porque no necesitan mucha descomposición.

Además, no podemos hablar de este tema sin hacer referencia a los resultados de salud. Es bien sabido que la composición de nuestra dieta o patrón de dieta es importante. Una dieta a base de plantas que incluye granos o cereales, frutas, verduras, grasas insaturadas y proteínas magras proporciona al cuerpo una nutrición equilibrada que puede disminuir el riesgo de contraer afecciones crónicas, comenta Schmidt.

“Hay varias maneras de hacer esto de forma saludable. Los estilos de dieta como la mediterránea, los enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés) y la dieta de Mayo Clinic son ejemplos de patrones de alimentación que se centran en una alta densidad nutritiva y han demostrado que promueven resultados positivos para la salud. Esto también puede lograrse a través de una dieta vegetariana bien planificada. Es importante tener en cuenta tanto las preferencias de comidas como las preocupaciones o metas médicas”, destaca la especialista.

Entonces, ¿qué sucede con la pérdida de peso? “Aquí es cuando las calorías son cruciales”, dice Schmidt. Por ejemplo, ni siquiera una dieta mediterránea garantiza la pérdida de peso si no existe un déficit calórico. El aceite de oliva y las nueces son excelentes fuentes de grasa saludable, pero cuando se consumen sin tener en cuenta la ingesta total de calorías, técnicamente podrían causar un aumento de peso. Utilizando el estilo de alimentación que sea mejor para usted, considere trabajar para lograr un déficit de 250 a 750 calorías por día. Esto puede implicar que deba cambiar su refrigerio de media tarde por un trozo de fruta o saltearse el café endulzado o la bebida alcohólica habitual.

“El cuerpo necesita quemar más de lo que consume para que se produzca la pérdida de peso. Si bien siempre se recomendará el ejercicio, es importante recordar que el ejercicio solo es probable que no produzca en la mayoría de las personas el déficit calórico de aproximadamente 500 calorías. La mayoría de nosotros tendremos más éxito con la pérdida de peso mediante cambios en la dieta”, recomendó.

La mayoría de las dietas funcionan porque la adaptación de sus hábitos alimentarios iniciales al protocolo de una dieta específica probablemente hará que coma menos calorías. Son buenas noticias, ¿verdad? Posiblemente lo sean. Esto solo beneficiará a alguien que pueda seguir dicha dieta a largo plazo. Las dietas que respaldan o exigen cambios drásticos y poco realistas (como la dieta de la sopa de repollo) no son sostenibles. Y, cuando una dieta no es sostenible, la pérdida de peso tampoco lo será, explica la especialista Schmidt.

spot_img

Related Articles

spot_img

Destacados