Pumas rozó la perfección, pero León no perdonó

0
100

Pumas y León decidieron dejar todo para la final de vuelta luego que empataran a un gol en el primer choque de ambos conjuntos. Un cabezazo de Carlos González adelantó a los de casa, mientras que un gol tardío de Emmanuel Gigliotti significó el empate esmeralda. Sin ventaja para nadie, quedan 90 minutos de un duelo de auténticas fieras.

La idea de Andrés Lillini fue clara, anular a Luis Montes y no dejar que los laterales de León llegaran al área. Su estrategia funcionó, pues Juan Pablo Vigón, Andrés Iniestra y Leonel López no dejaron al ‘Chapito’ acomodarse en los primeros 45 minutos.

Ambriz estudió desde la banda la situación y buscó darle vuelta a la situación. El duelo táctico estaba en su máxima expresión desde la linea de banda. Los 22 del campo eran soldados fieles a las ideas de sus respectivos técnicos.

El orden no era mucho, el juego estaba marcado por impresiones en las salidas, sobre todo de León, pero Pumas se mostró nervioso también por varios momentos. Las emociones fueron escasas, pero con toques técnicos de alta calidad.

La primera fue un impacto de Juan Manuel Iturbe que se fue por encima de la meta de Rodolfo Cota. El paraguayo trianguló con Dinenno y la mala fue que el balón le quedó a la pierna derecha, misma que no es su perfil natural.

León respondió con dos diagonales que fueron copias de los goles en las llaves de semifinales y cuartos de final. Ambos trazos fueron de Ángel Mena, el primero abanicó el ‘Chapo’ y el segundo Jean Meneses disparó muy desviado.

Iturbe tuvo otra de peligro para los suyos. Otra triangulación afuera del área lo dejó con el balón botando en el área y de zurda disparó ante el vuelo de Cota, quien negaba la ventaja para los de casa.

Los arañazos de ambos felinos no eran certeros y ambos equipos se fueron a descansar.

Para el complemento, las malas noticias fueron para los de casa, y es que Iturbe dejó el juego lesionado. Su lugar lo tomó Carlos Gutiérrez. El paraguayo se tomó la parte posterior del muslo y se fue en el carrito de las desgracias. León también modificó y Ambriz le dio oportunidad a Emmanuel ‘Puma’ Gigliotti en lugar de Joel Campbell.

El juego se calentó cuando Carlos Gonzáles y Stiven Barreiro se encararon por una falta del zaguero leonés tras una falta sobre Vigón. Fue uno de los puntos álgidos para levantar las miradas al juego después de lo trabado que estuvo debido a las imprecisiones en el último tercio del campo.

Finalmente, pese a lo trabado del duelo, llegó un zarpazo y fue de Pumas. Carlos González se alzó en todo lo alto para rematar de cabeza y ganar un centro que ‘Charly’ Gutiérrez mandó desde la derecha. Los festejos de los de casa retumbaron en Ciudad Universitaria y le dieron vida a la final.

Pero no todo fue alegría, y es que otra lesión empañó el ánimo de los de casa. Leo López salió lesionado y su lugar lo tomó Érik Lira. León tampoco la pasó bien y después de la bronca entre Barreiro y González, el zaguero fue expulsado por doble amarilla tras una entrada fuerte sobre Andrés Iniestra.

El panorama se nubló para el mejor equipo del torneo, el primer lugar general y con récord de puntos (40). Ambriz rápido pensó en las variantes para las distracciones de los suyos. Lillini imaginaba cómo herir más a los Esmeraldas y llegar más sueltos a la vuelta. El timonel de Pumas confabuló con Iturbe y su cuerpo técnico la estrategia.

Ambriz decidió cuidarse e ingresó al histórico ‘Nacho’ González. Con poco tiempo disponible en el reloj, los de casa no pudieron incrementat la ventaja de un hombre más y en el último minuto, el ‘Puma’ le dio el empate a los del Bajío. Gigliotti se coló entre los dos centrales y remató un centro del ‘Avión’ Rodríguez para igualar todo.

El festejo fue desmedido y el gol al 89 dejó todo parejo, tal y como empezó. Todo se definirá el domingo en el Estadio León después que la primera batalla quedó sin un ganador.