Redacción – Han pasado dos días ya del partido de Champions entre el Atlético y la Juventus en el Wanda Metropolitano y aún sigue trayendo cola el polémico gesto de Cristiano Ronaldo a la afición colchonera. Haciendo gala de su ego infinito y de su mal perder, el futbolista portugués despreció al público del Wanda dedicándole una ‘una manita’ para recordarles que él ha ganado 5 Champions y el Atlético todavía no tiene ninguna.

La imagen de Cristiano “saludando” a la afición del Atlético de Madrid y recordando sus cinco Champions tras escuchar cánticos en su contra en el Wanda. #AtletiJuve #UCL

Por si fuera poco, en frío, cuando ya se había duchado tras el partido, CR7 insistió en su provocación repitiendo a la prensa que él puede presumir de 5 títulos de la máxima competición. Una actitud poco acorde con los valores que quiere transmitir el deporte en general y el fútbol en particular.

Como no podía ser de otra manera, el gesto del exmadridista ha hecho correr ríos de tinta y ha levantado ampollas en el club madrileño y en buena parte del mundo del fútbol. Con la excepción del ínclito Edu Aguirre, la práctica totalidad del mundo ha afeado al delantero un gesto que dice muy poco de su señorío en un terreno de juego.

La última en sumarse al carro de las críticas a Ronaldo ha sido Cristina Pedroche. La colaboradora televisiva ha aprovechado para lanzar una pulla al futbolista en ‘Zapeando’. Primero ha sido Anna Simón la que ha dejado mal a CR7: “Es verdad, tiene cinco Champions y el Atleti cero. Y tiene cinco balones, botas de oro y doscientos mil premios más. Ahora, por muy grande que sea su sala de trofeos, hay una cosa que no va a caber nunca ahí: su ego”.

Un primer zasca a la cara del luso, al que se ha sumado Cristina Pedroche disparando al futbolista donde más le duele. Ni corta ni perezosa, Pedroche se ha descalzado y ha puesto los pies sobre la mesa: “Está feo eh. Pero puestos a enseñar los deditos, también podría haber hecho este otro gesto. Estoy separando los dedos de los pies. Son diez, cinco de una mano y cuatro, diecinueve. Que son los millones que tuvo que pagar a Hacienda por los problemillas fiscales”.

Un directo a la mandíbula del egocéntrico futbolista. Y los que le quedan si sigue con esa actitud.