Redacción – El de Jimmy Butler va camino de convertirse en el gran culebrón antes de comenzar la temporada de la NBA.

El escolta ya ha pedido el traspaso para salir de los Minnesota Timberwolves pese a encontrarse en su último año de contrato. Su deseo es acabar en Los Ángeles Clippers, New York Knicks o Brooklyn Nets y pese a que en un principio Tom Thibodeau, entrenador, y Scott Layden, mánager general, se negaban a negociar por él, Glen Taylor, propietario de la franquicia, ha dado luz verde a su salida.

Según Adrian Wojnarowski, periodista de ESPN, Taylor comunicó en la Junta de Gobernadores de la NBA que Butler está disponible y que si tienen algún problema como Thibodeau o Layden, que contacten directamente con él.

Entre el resto de los equipos de la NBA perciben un enfrentamiento en la oficina de los Wolves entre Taylor y Thibodeau, que además de ser entrenador es presidente de operaciones de baloncesto: “Básicamente dijo, ‘si tienes algo bueno y no llegas a un acuerdo con Layden, habla conmigo'”, desvela uno de los asistentes a la Junta de Gobernadores.

Está claro que el dueño de la organización de Minneapolis considera que la reconciliación de Butler en el vestuario de los Timberwolves es imposible y cuanto más esperen, más difícil será que los equipos ofrezcan un trato convincente teniendo en cuenta que a partir de julio se convertirá en agente libre.