Los posibles destinos de Lionel Messi

0
192

Leo Messi ya está en el mercado oficialmente. Puede que ya lo estuviera desde el 1 de julio, una vez acabado su contrato con el Barça el 30 de junio, pero su aparente voluntad de seguir vistiendo de azulgrana le alejó de la rumorología. Ahora ya no se trata de dimes y diretes. Es un agente libre por el que no hay que pagar traspaso, aunque su altísima ficha condicionará a sus pretendientes hasta el punto de que muy pocos tienen una economía tan solvente como para pagarle.

El primer hipotético destino del que todo mundo habla sería el PSG. Allí el ‘fair play’ financiero que defiende la UEFA es una entelequia. Si Nasser Al-Khelaïfi quiere, se hará y punto. Un ataque con Messi, Neymar y Mbappé es su sueño. Otra cosa sería que para poder cumplir económicamente con Leo decidiera adelantar la marcha de Mbappé al Real Madrid en buenas condiciones para los dos clubs un año antes de que se vaya gratis. El flirteo entre el ’10’ y el club francés ya no es una novedad.

El Manchester City, que estaba en la ‘pole position’ hace un año cuando Messi intentó forzar su salida con un burofax, parece ahora descartado. Acaba de fichar al talento ofensivo Jack Grealish (Aston Villa) por una cifra cercana a los 117 millones de euros y está esperando que Harry Kane se arregle con el Tottenham para pagar otra cifra astronómica por el delantero centro: se habla de 180 millones. Aunque el ‘fair play’ financiero también es un chiste por aquellos lares, cuesta creer que haya dinero para Messi.

En Europa, con Real Madrid y Atlético sin opciones, se supone, que en el fútbol nunca se sabe, queda Italia. La Juventus sí haría todo lo posible para acoger a Messi, pero no para compartir plantilla con Cristiano Ronaldo. Serían dos ‘sueldazos’ incompatibles. Pero el hecho de que el futuro del portugués no esté claro, puede ayudar. Se habla de una posible salida de CR7, precisamente, al PSG. Las carambolas pueden comenzar en cualquier momento. El capital chino del Inter también ha deseado siempre el fichaje de Messi, pero parece que económicamente se ha instalado la prudencia en el club. Una venta del belga Lukaku, rumoreada en los últimos días al Chelsea, podría abrir la puerta a Leo.

Y otras opciones, nada descabelladas, serían destinos exóticos, pero suficiéntemente competitivos y millonarios, que le permitirían a sus 34 años preparar el Mundial 2022. Que esa cita se juegue en Qatar invita a pensar en un club de ese país. La aclimatación sería inmejorable. Y también podría avanzar su aterrizaje en la MLS estadounidense, quizás al Inter de Miami. Allí quiere acabar su carrera. Parece pronto todavía para eso.