Redacción – El número de empresas recogidas en el Directorio Central de Empresas (DIRCE), cuya actividad económica principal es deportiva, llegó a 34.529 a principios del 2018. Esta cifra supone el 1% del total de empresas recogidas en el DIRCE, según el Anuario de estadísticas deportivas 2019 del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Los resultados confirman la tendencia creciente de los últimos años. El anuario de 2017, cifraba en 33.071 las empresas vinculadas a la actividad deportiva con datos referidos a 2016. El anuario señala que el volumen medio anual de empleo vinculado al deporte ascendió en 2018 a 214,1 mil personas, muy por encima de las 203,3 mil personas de 2017.

El presidente de la Sociedad Española de Economía del Deporte y director del Master en Dirección y Gestión Deportiva de la BSM de la UPF, Carles Murillo, señala que las estimaciones más recientes (de un trabajo de Júlia Bosch, Jaume García y el propio Murillo) sitúan en un 1,44 % del PIB el peso del deporte.

A su juicio, la tecnología y el aumento de la intensidad en la práctica deportiva están contribuyendo a aumentar el negocio en este sector. “No crece tanto el número de personas que hacen deporte, pero sí la intensidad en doble sentido, en el número de ocasiones que lo hacen y el gasto que genera la práctica deportiva. Solo hace falta ver cómo se corría una carrera popular hace diez años y cómo se corre ahora”, afirma.