La historia de la camiseta de Messi y Maradona

0
76

Es juez, pero también coleccionista. Tenía un tesoro y, como a Messi adora, quería regalárselo. Dos veces lo intentó sin éxito. La tercera, antes del Mundial de Rusia, fue la vencida. Ahí sí por fin Sergio Fernández pudo regalarle a Leo una camiseta 10 que Diego Maradona había usado en su breve paso por Newell’s. Lo que nunca imaginaban ni uno ni otro era la trascendencia que adquiriría ese momento dos años más tarde.

Es el detrás de escena de la historia que protagonizó el capitán del Barcelona en las últimas horas y que sacudió al planeta futbolero. Aparecieron diversas versiones al principio. Sin embargo, esa camiseta que usó Maradona en su época leprosa le llegó a Messi a través de este hombre de apellido común. Además, como el instante coincidió con el nacimiento del tercer hijo de Leo, también Fernández le obsequió un San Benito de oro al genio para que lo protegiera de cualquier mal.

El video que todo lo certifica lo aporta El Gráfico web y los detalles, el periodista Daniel Arcucci, biógrafo de Maradona. Durante dos años, Messi guardó esa camiseta en su museo descomunal. Se suponía que era un regalo de Diego. Había sido el juez/coleccionista argentino. Hasta este domingo jamás supo Sergio Fernández el valor que encerraba para Leo.

Hay una segunda historia que cobró fuerza en estas horas sobre el vínculo Newell’s-Maradona-Messi. El día que Diego debutó en Newell’s, en un amistoso contra Emelec, tenía Leo seis años. Lo vivió desde la tribuna, junto a papá Jorge, otro fanático leproso. Diego metió un gol de derecha muy parecido al que le convirtió el capitán del Barcelona al Osasuna y disparó su festejo singular.

El mismo Messi, en una entrevista concedida hace un tiempo a TyC Sports, estacionó en aquel episodio que hoy suma una relevancia especial. Ahí Leo fue sincero: “Era chiquito y no me acuerdo nada, pero sé que estuve”.El mismo Messi, en una entrevista concedida hace un tiempo a TyC Sports, estacionó en aquel episodio que hoy suma una relevancia especial. Ahí Leo fue sincero: “Era chiquito y no me acuerdo nada, pero sé que estuve”.