La ex número 1 del tenis Caroline Wozniacki dio detalles del calvario que vivió en sus últimos años de carrera

0
50

Una de las grandes tenistas del circuito femenino en la última época ha sido Caroline Wozniacki, quien llegó a ser número 1 del mundo y en 2018 ganó el Australian Open, torneo en el que disputó su último partido como profesional este año. Tiene solamente 30 años pero decidió retirarse por una dura enfermedad a la que todavía le da batalla.

En los últimos años de su carrera, Wozniacki tuvo que convivir con una artritis reumatoide. La jugadora danesa vio de un día para otro como su físico no respondía y sobre eso habló en una entrevista con el diario español MARCA.

“Pasé a ser una nueva Caroline. Un día quieres levantarte de la cama y no puedes ni tan siquiera moverte. Eres una de las mejores tenistas del mundo, reconocida por tu capacidad atlética, y no te mueves. Fue un shock no poder mover ni los brazos”, relató.

Se vio tan afectada que decidió convertirse en embajadora de las enfermedades inflamatorias crónicas, asociándose con una empresa biofarmacéutica llamada UCB para el lanzamiento de una campaña llamada ‘Advantage Hers’.

“Encontré un buen reumatólogo y ahora vivo una vida normal dentro de lo que cabe. A veces la enfermedad me puede, pero en otras soy yo quien la vence. Soy feliz ayudando a la gente para que conozca exactamente lo que es la artritis reumatoide. Cuando tardé tanto en encontrar un verdadero diagnóstico, decidí que iba a ayudar en lo que fuera necesario porque le puede afectar a cualquiera, seas joven o de más edad”, explicó la ex tenista.

Sobre esos años en los que debió transitar la enfermedad y jugar al mismo tiempo, Miss Sunshine explicó que se lo tomó como un desafío: “Gané el título en Pekín y jugué muy bien en el Masters. Tienes que aprender a vivir con ello. Como tenista quieres estar a tu máximo nivel todo el tiempo y a veces no es posible. Lo vi como una manera de superarme. Tenía que escuchar a mi cuerpo. A veces me levantaba y no me sentía bien. La solución era descansar un día. Al final, aprendí a manejarlo.”

Entre otras cosas, Wozniacki también comentó que no echa de menos el tenis pero no descartó un regreso. “No lo creo, pero cosas más locas han pasado en esta vida, por lo que nunca voy a decir nunca. En este momento lo que me apetece es vivir de manera relajada”, aclaró.