Redacción – El volante español, Andrés Iniesta, sufrió una dura entrada de Mitsuki Saito, jugador del Shonan Bellmare, en el partido que terminó con un triunfo del Vissel Kobe por 0-2.

El árbitro pitó la falta, pero no mostró ni siquiera la tarjeta amarilla al jugador japonés.

Iniesta se quejó después de recibir el golpe que pudo dañar los ligamentos de la rodilla.

Para tranquilidad de todos pudo continuar jugando y acabó disputando los 90 minutos de encuentro.