Los Atlanta Falcons cerraron sus instalaciones este jueves por la mañana luego de confirmar un nuevo caso positivo de COVID-19.

“Por precaución después de una nueva prueba positiva, hemos tomado la decisión de detener todo el trabajo en persona dentro del IBM Performance Field este jueves y realizaremos todas las operaciones de manera virtual”, indicó el equipo en un comunicado. “Esta decisión fue tomada en consulta con la NFL y oficiales médicos. La salud y seguridad de nuestro equipo es nuestra máxima prioridad”.

Los Falcons colocaron a Marlon Davidson en la lista de reservas/COVID-19 el martes luego que, de acuerdo a las fuentes, el liniero defensivo novato arrojó positivo por coronavirus.

Marlon Davidson, reclutado en la segunda ronda del draft procedente de Auburn, disputó 12 jugadas defensivas y cinco en equipos especiales en la derrota de su equipo, 23-16, ante los Carolina Panthers el domingo pasado.

Fue el segundo jugador de los Falcons en dar positivo por COVID-19 desde el principio de la temporada regular. El recluta de primera ronda del draft A.J. Terrell, un esquinero procedente de Clemson, dio positivo el sábado antes del partido de los Falcons en casa el 27 de septiembre contra los Chicago Bears. Terrell se perdió dos juegos antes de ser activado el 8 de octubre. Fue el primer jugador de la NFL en perderse un partido por COVID-19.

Los Falcons, que tienen marca 0-5 esta temporada, y el entrenador en jefe interino Raheem Morris están programados para enfrentar a los Minnesota Vikings (1-4) en Minneapolis el próximo domingo. El estado de ese partido ahora es incierto.

Morris asumió el cargo luego que los Falcons despidieron al entrenador en jefe Dan Quinn y al gerente general Thomas Dimitroff luego de la derrota frente a los Panthers.