Redacción – Después de sufrir la fractura del maxilar inferior en el juego ante Cruzeiro y pasar la noche internado, el portero de Boca Juniors, Esteban Andrada, será operado este viernes en el Sanatorio Los Arcos.

El arquero se sometió a estudios específicos y fue observado por un especialista. Tras eso se constató que su lesión requería de una intervención quirúrgica, pese a que es menos agresiva de lo imaginado.

“Se trató de una fractura lineal, no desplazable. Es menos grave de lo que se creía pero que no deja de ser operable. La operación es ambulatoria, así que lo terminan de operar y se va a la casa el mismo día”, confirmó su representante Luciano Nicotra en AM 910.

Sin embargo, como cualquier cirugía en esa zona conlleva un proceso de recuperación que incluye una solidificación de la placa que se inserta, los médicos de Boca son cautos en cuanto al proceso de rehabilitación. Resulta difícil creer que pueda atajar en el corto plazo.

“No perdió ningún diente. Se le aflojaron dos piezas dentales inferiores, pero no perdió ninguna pieza dental. Tiene que hacer una dieta líquida y un poco bajoneado por la situación, porque se sentía bien y estaba en un buen momento…pensar en perderse el Superclásico y la vuelta de la Copa lo puso mal…pero lo asimiló bien y apunta a volver lo antes posible”, adelantó su representante.

En Boca, por lo pronto, esperan que sea intervenido para tomar una decisión final sobre la búsqueda o no de un arquero para lo que venga.  Los tiempos y las posibilidades conspiran con las alternativas, aunque tiene tiempo hasta el 6 de octubre para sumar un arquero. Si además la recuperación de Andrada supera los 4 meses, su reemplazo podría jugar en la Superliga.