Redacción – Para correr no hace falta apuntarse a un gimnasio ni hacer grandes desembolsos en un principio, pero sí hay que tener en cuenta algunos consejos si tienes sobrepeso.

Lo primero es plantearte la sesión de carrera como algo tranquilo y divertido, no salgas “a darlo todo” o al segundo día se te quitarán las ganas de seguir corriendo. Ve apuntando los minutos o distancia que corres e intenta hacer un poco más cada semana.

Al tener sobrepeso, tus articulaciones soportan un peso extra que se hace más extremo cuando al correr tus pies impactan contra el suelo.

Tampoco conviene hacer sesiones de carrera muy largas, sobre todo al principio. Mejor hacer cuatro sesiones semanales de media hora que solo dos sesiones de una hora.