Redacción – Para Chris Pratt, hubo un tiempo en el que el viento soplaba de cara para el actor de 39 añospor su participación en películas menores y series de televisión (Parks and Recreation) en las que además de ser un secundario habitual lucía un físico muy distinto al actual por exigencias del guión: en sus horas más bajas llegó a pesar 136 kilos.

«No siempre he estado gordo, pero sí lo he estado durante una época de mi vida, casi ocho años, por exigencias del guión. En cierto modo, fue muy divertido porque me encanta comer y beber cerveza, pero también estaba deprimido”, aseguró el actor en la Comic-Con 2013, cuando ya había conseguido transformar su cuerpo hasta dejarlo en aproximadamente 100 kilos de puro músculo.

Para lograr su transformación, además de las horas de gimnasio y ejercicio al aire libre, Chris Pratt se puso en manos del nutricionista Phil Goglia, que diseñó una dieta para el actor que incluían muchos alimentos ricos en proteínas como bistec, pescado, pechuga de pollo, huevos enteros y alimentos bajos en carbohidratos como el arroz integral, patatas dulces, brócoli, espinaca, avena y bayas. Además, eliminó el azúcar de su dieta y reemplazó los productos lácteos con alimentos que contienen grasas saludables como aguacate o nueces entre otros.