Chelsea sufrió, pero venció 3-2 al Luton en la Premier League

0
483

El joven Cole Palmer, veintiún años, de la factoría del Manchester City, respaldado por Pep Guardiola, pero empecinado en junio pasado en asumir su propio destino, mudarse a Londres y reforzar al Chelsea, tomó las riendas del conjunto de Mauricio Pochettino que salió vencedor, pero angustiado, de su visita a Luton (2-3).

Los dos goles y la asistencia del canterano del City sostuvieron al cuadro londinense que sufrió un calvario en la última media hora, sometido por el empuje de un rival entusiasta y un público entregado que estuvo cerca de lograr premio. El cuadro de Stamford Bridge dispuso de un 3-0 que pareció definitivo. Pero el conjunto local se situó con 3-2, sufrió un gol anulado, dos tiros a los palos y el empate en la mano. Al final, sobrevivió el Chelsea.

No fue la asistencia al Kenilworth Road un broche brillante al año para los blues. Pero al menos, numéricamente, dio aire al proyecto del preparador argentino que ha ganado tres de los cuatro últimos encuentros. A excepción de la derrota frente el Wolverhampton, ha ganado al Sheffield, al Crystal Palace y ahora al Luton.

No consiguió cerrar el 2023 el Luton fuera del descenso. Es antepenúltimo y después de ganar dos encuentros seguidos por primera vez en la Premier este curso se volvió a topar con una derrota, la del Chelsea, en su estadio, que tuvo en la mano evitar en un final trepidante.

Está el equipo de Rob Edwards en la antepenúltima plaza, a un punto de la salvación que marca el Everton. El Chelsea, que evitó su quinta derrota seguida como visitante esta temporada, ya hace cuentas y mira a la zona europea. Aún le separan ocho puntos del Tottenham pero la irregularidad de la parte alta alienta a los blues que rentabilizaron su estupendo arranque, especialmente de Cole Palmer que abrió el marcador a los doce minutos.

Aprovechó el joven del cuadro londinense un gran error de la zaga local. De Issa Kabore que recibió un balón de Teden Mengi y lo envió hacia Palmer. Aprovechó el regalo. Se adentró en el área y con un tiro cruzado batió al meta Thomas Kaminski.

El segundo fue poco antes de la media hora, en un robo de balón de Levi Colwill que lo envió al senegalés Nicolas Jackson que lo devolvió para asistir a Palmer. Encontró el joven a Noni Madueke que fusiló a la red y firmó el segundo.

Intentó reaccionar el Luton. El Chelsea le cedió el terreno y también el balón pero no empezó a pasar apuros hasta el tramo final. Sin embargo, el tanto de Palmer en el 70, el tercero, tras un gran pase de Jackson y después de sortear al meta, pareció sentenciar el choque. Pero había mucho por jugar.

Hizo largos los veinte minutos finales el Luton que no se entregó. Elijah Adebayo se topó con el larguero después de un gol anulado por fuera de juego, y en el 80 empezó a creer más. Porque acortó distancias en un saque de esquina botado por Alfie Doughty que cabeceó a la red Ross Barkley.

En plena avalancha local, Carlton Morris volvió a estrellar la pelota en el larguero en una falta lateral y, después, Elijah Adebayo, en el segundo palo, la llevó a la red después de una serie de tiros y rechaces.

Metió el miedo en el cuerpo a Pochettino. El añadido por jugar y el Luton plagado de fe, con balones aéreos, colgados, que amenazaron la victoria del Chelsea que al final amarró. Le faltó tiempo al cuadro de Kenilwortho Road para encontrar algo positivo.