Bartomeu se defiende de acusaciones por desastre en el Barcelona

0
191

Josep Maria Bartomeu, quien dimitió como presidente del Barcelona en octubre de 2020 ahorrándose responder a un voto de censura, reapareció al cabo de diez meses de silencio enviando una extensa carta abierta distribuida por la agencia EFE, al actual mandatario, Joan Laporta, en la que defendió su gestión al frente del club y puso en duda la llevada a cabo por la nueva directiva que resultó de las elecciones celebradas el pasado mes de marzo.

Josep Maria Bartomeu afirmó que tenía previsto “aplicar una nueva reducción del salarios (unos 90 millones) en la temporada 2020-21”, después de haber ya aplicado “una reducción, a fondo perdido, del 12% de los salarios a todos los jugadores, técnicos y profesionales deportivos del Club con efecto en la temporada 2019-20, que sirvió para paliar, al menos, en una parte, la de la caída de ingresos”, y acusa a Joan Laporta de no haberlo realizado.

En una extensa carta abierta, el expresidente del Barcelona afirma que en el momento de su dimisión dejó en manos de la directiva que ganara las elecciones varios acuerdos económicos que, en caso de haberse cumplido por parte de Laporta, habrían beneficiado ostensiblemente la situación financiera del club, argumentando que en plena pandemia del coronavirus la junta que él dirigía ya tuvo en cuenta.

Bartomeu, en este sentido, se refirió, además de la nueva revisión de salarios necesaria, a la firma del Barça Corporated, que habría supuesto una inyeccion de 220 millones de euros, y la entrada en la Superliga, con otros 350 millones, además de mostrarse contrario al voto negativo ante el acuerdo de LaLiga con CVC que habría significado otro ingreso de 270 millones.

“Como consecuencia directa de nuestro cese no pudimos aplicar las medidas económicas y financieras (Barça Corporate, reducción masa salarial, posible bonus de la Superliga y / o bonus acuerdo La Liga-CVC) previstas contra los 375 millones de reducción de ingresos por el impacto de la Covid, medidas que hubiera tenido que aplicar tu nueva Junta”, sentencia el ex presidente, proclamando que estatutariamente “nuestra junta no es, en ningún caso, responsable de la liquidación económica y financiera del ejercicio 2020-21”.

El mismo Messi es uno de los culpables de que se haya ido del BarçaMauricio Pedroza incluye al propio Messi como uno de los tres principales culpables de que no haya podido volver a ser blaugrana.

Y avisa que le sorprenden “las pérdidas anunciadas de 487 millones frente a una reducción de ingresos de 375 millones” retando a Laporta a “explicar con detalle a todos los socios y socias. Espero que no sea como en 2003, cuando intentamos aprovisionar como pérdidas el valor contable de la amortización pendiente de ciertos jugadores”.

El ex dirigente no se refiere abiertamente en ningún caso a la marcha de Leo Messi por no poder el Barcelona hacer frente a su nuevo contrato, pero a través de sus argumentos evidencía que, en caso de haber continuado Laporta sus gestiones, el club habría tenido suficiente músculo económico para mantener al argentino en el Camp Nou.

“Nuestra junta ya no estaba para asumir las correcciones necesarias y urgentes. Es una decisión que sólo podía tomar la nueva Junta Directiva entrante, después de las elecciones, pero no hubo ninguna acción por su parte”, sentencía el ex presidente, responsabilizando a Laporta de inanición.

Bartomeu recuerda que Laporta solicitó expresamente a la Asamblea de Socios aprobar las cuentas del ejercicio 2019-20 formuladas por la junta anterior bajo el argumento que la liquidación reflejaba el estado económico, financiero y patrimonial del club a 30 de junio de 2020.

El frío saludo entre Messi y Laporta antes de la rueda de prensaLionel Messi casi ni mira a Joan Laporta y le da un leve apretón de manos cuando el argentino llegaba para despedirse en la conferencia de prensa.

El ex presidente compara la herencia que dejó su junta a Laporta con la que recibió la de Rosell en 2010, de la que él formaba parte, recordando un resultado negativo de todo el mandato de 47.6 millones de euros, “resultados que suponían una herencia nefasta que nos dejó vuestra Junta”, y advirtiendo que la actual directiva se ha encontrado “un incremento de 96 millones y un patrimonio neto por el club de 35 millones”.

Igualmente, Bartomeu destaca que su junta, antes de dimitir, dejó en manos de la Comisión Gestora un dossier con cuatro sociedades interesadas en hacerse con el 49 por ciento del proyecto Barça Corporated y que habría supuesto, “en el caso de que tu directiva (refiriéndose a la de Laporta) lo hubiera aprobado una entrada de capital mínimo de 220 millones con el objetivo de reducir las pérdidas de ingresos por la Covid”, que cifra en 375 millones de euros.

Es en ese punto en el que el ex presidente proclama que a esos 220 millones se debió unir “la necesaria reducción de un 20% (90 millones) de los contratos de los jugadores” y que con ello se habría cumplido el ratio de salarios de la Liga, “posibilitando la inscripción de jugadores”.

Más aún, Bartomeu afea a Laporta no haber votado a favor del acuerdo de LaLiga con CVC, solventando que “con ese ingreso de 270 millones de euros, hoy estaríamos hablando de un nivel de afectación por las pérdidas de ingresos por COVID’19 prácticamente nulo”.

Igualmente pone en el plano la entrada del Barcelona, bajo su mandato, en el grupo de promotores de la Superliga “que hubiera significado una entrada neta de 350 millones durante el mes de mayo de 2021”.

El ex presidente del Barça revela que su junta fue “plenamente responsable de la planificación deportiva de la temporada 2020-21” y defiende que no pudo “ejecutar los planes y las actuaciones económicas previstas”, aseverando su convencimiento respecto a que era “absolutamente necesario tomar medidas ante el posible aumento del impacto de la pandemia en forma de caída excepcional de los ingresos y la inevitable reducción de la masa salarial, que hubiera podido aplicar tu Junta”, acusando a Laporta de no seguir sus consejos.

Laporta, Antonella y los hijos de Messi llegaron a la despedida del ’10’El presidente del Barcelona y la familia de la Pulga dijeron presente en la conferencia de prensa del argentino.

“Sorprende la falta de reacción y de actuación de la Junta Directiva para mejorar este balance de la temporada 2020-21, a pesar de ser perfectamente conocedora de la coyuntura económica y financiera de nuestro Club, mucho antes de ganar las elecciones, cuando la Comisión Gestora, en varias reuniones, se lo expuso a todos los candidatos” descubre en este sentido Bartomeu.

Igualmente acusa a Laporta de “perdonar 16,5 millones al ex jugador Neymar en el marco de un litigio donde las expectativas a favor del FC Barcelona eran bastante claras y el auditor no obligaba, en ningún caso, a aprovisionarse ninguna cantidad”, preguntándole “¿Por qué tomásteis esta decisión contraria a los intereses del Club?”.

Ante la disparada masa salarial de la plantilla del Barcelona, Bartomeu reconoce que lo llevó “a los límites permitidos por la Liga, para intentar prolongar y mantener desde hace 13 años el mejor equipo de fútbol de la historia y poder competir con los equipos de la Premier League y otros Clubes-Estados con recursos prácticamente inagotables”.

En este aspecto, argumenta que esas renovaciones “eran necesarias para igualar las ofertas cada vez más elevadas para nuestros jugadores franquicia”, sentenciando que era “un esfuerzo colosal y continuado para aumentar los ingresos” y se vanagloria de que su gestión “nos ha llevado a ser reconocidos por la prestigiosa revista económica Forbes como el Club más valioso del mundo en 2020 y por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) como el mejor equipo de la década 2011-2020”.