Barcelona logra tres puntos ante Mallorca gracias a Lamine Yamal

0
126

Un golazo de Lamine Yamal en el minuto 73 dio los tres puntos al Barcelona ante el Mallorca (1-0), en un partido en el que los azulgranas se sobrepusieron a un penalti fallado en la primera mitad y que les permite alcanzar la segunda plaza provisional de LaLiga y encarar con mayor confianza el transcendental duelo de Champions ante el Nápoles.

Xavi resolvió las bajas de De Jong y Pedri en el centro del campo recuperando el 4-3-3, con Joao Félix regresando a la titularidad en el flanco izquierdo del ataque y Raphinha reubicado como interior derecho.

Además, pensando en el choque del próximo martes en la Liga de Campeones, dio descanso a Lewandowski para apostar por el joven Marc Guiu como delantero centro.

La fórmula pareció servirle al Barça para controlar con comodidad el partido hasta que Gündongan falló un penalti en el minuto 24. Rajkovic adivinó la trayectoria del lanzamiento del alemán, en una pena máxima que Iglesias Villanueva señaló tras consultar con el VAR por un pisotón de Copete a Raphinha dentro del área.

El Mallorca, con su habitual 5-4-1, apretaba al hombre al conjunto azulgrana, al que iba a buscar muy arriba y, cuando el rival superaba la presión, acumulaba en el repliegue muchos efectivos atrás.

Sin embargo, no se acercó a las inmediaciones de Ter Stegen hasta que empezó a desperezarse mediada la primera mitad, con un par de remates de cabeza de Muriqi y Morlanes a centros de Darder y un tiro forzado de Larin a la carrera tras un contraataque fugaz.

El Barça intentaba recuperarse del error de Gündogan mientras Xavi, hoy sancionado por acumulación de tarjetas, se lo miraba desde la grada, y su hermano Óscar Hernández se desgañitaba desde la banda pidiendo más intensidad y velocidad en la circulación.

Y lo logró en parte, gracias a un Cubarsí imperial, erigido en el jefe de la defensa ante la ausencia el sancionado Araujo, y a la entrada en la recta final del primer acto de Fermín, que sustituía a Raphinha, lastimado en su tobillo derecho desde la jugada del penalti.

Nada más ingresar en el campo, el canterano habilitaba a Gündogan, que remataba muy forzado y obligaba a Rajkovic a despejar a corner un cabezazo a centro de Joao Cancelo.

Aunque la mejor acción de todo el primer tiempo fue un recorte desde la frontal de Joao Félix, que jugaba al engaño cambiándose el balón de pierna antes de ejecutar un tiro raso que no encontraba portería por poco.

El portugués también tendría la primera del conjunto azulgrana al inicio de la reanudación en un disparo que, tras tocar en la defensa bermellona, obligaba a rectificar a Rajkovic para evitar el gol. Y diez minutos después, Lamine Yamal remataría al larguero.

Con el encuentro atascado, Xavi daba entrada a Lewandowski y Vitor Roque por Marc Guiu y Joao Félix para revitalizar el ataque local. Y el Barça se iba descaradamente a por la victoria con casi media hora de partido por delante.

Lo lograba en el 73, con un golazo de Lamine Yamal, que recibía de Lewandowski, se asomaba al balcón del área y recortaba a Dani Rodríguez antes de enviar el balón a la escuadra con una rosca descomunal.

Lamine aparecería poco después para asistir a Fermín, que remataba desviado de primeras dentro del área, el que podía haber sido el segundo.

Pero el equipo de Aguirre, que venía de un momento dulce tras clasificarse para la final de Copa y derrotar al Girona se había quedado sin fuerzas.

De hecho, solo amenazó a Ter Stegen, que esta noche cumplía 400 partido como azulgrana, en un remate poco exigido de Muriqi. Y esta vez, el público de Montjuïc pudo asistir a un final tranquilo.