Redacción – Siete meses solo en el mar en un pequeño bote enfrentándose a la dureza de los elementos sin ayudas tecnológicas: es la hazaña que acaba de lograr a los 73 años el francés Jean-Luc Van Den Heede al ganar la Golden Globe Race, una edición ‘revival’ de la legendaria prueba disputada en 1968 y 1969.

“¡Estoy muy feliz de haber terminado!”, exclamó Van Den Heede (VDH) a su llegada a Les Sables-d’Olonne, en la costa atlántica francesa, desde donde partió el 1 de julio de 2018 con otros 17 nostálgicos de la vela.

“Lo que hacemos aquí es tener mucha moral. Es más útil tener moral que fuerza física. Con 73 años todavía tenemos buenos días por delante”, dijo el marinero.

Escoltados por muchos barcos y bajo los vítores de un público que desafió a la lluvia y el viento, VDH llegó como ganador después de 211 días, 23 horas y 12 minutos de travesía cuyo propósito era revivir la edición única e histórica del Golden Globe Challenge de 1968-69.

Entonces, el británico Sir Robin Knox-Johnston, que fue a recibir a VDH a su llegada, se convirtió en el primer hombre en navegar solo alrededor del mundo sin parar y sin asistencia. En 313 días causó sensación en un pequeño velero de madera. Fue el único de los nueve participantes que terminó la carrera, lo que inspiró después la prestigiosa Vendée Globe, la vuelta al mundo en monocascos de 18 metros.

VDH ha navegado en barco que tenía sólo 11 metros de eslora, el Matmut, construido antes de 1988. A bordo, productos enlatados, una quincena de libros, mapas de papel y un sextante. Sin teléfono móvil ni GPS, sólo tuvo contacto con el mundo exterior ocasionalmente a través de una onda corta de radio.

“Encontrar las verdaderas raíces de la navegación básica de hace 50 años, eso es lo que me entusiasmó de esta prueba”, dijo Jean-Lluc, que completó su sexta vuelta al mundo. El francés, que tiene el récord de la vuelta al mundo en sentido inverso –de este a oeste– en 122 días, fue segundo en la Vendée Globe de 1993 y tercero en 1990.

“La Vendée Globe es muy diferente porque estamos constantemente ocupados. El problema con estos barcos es que sufren, no escapan a las depresiones, pero pasó el tiempo, no me sentía aburrido. Me dije a mí mismo: es duro y tengo que aguantar”, comentó.

VDH, ex profesor de matemáticas, casi se rindió a mitad de camino. A principios de noviembre, frente a las costas de Chile, el mástil de su barco se rompió, pero se las arregló para solucionar el problema y seguir adelante.

¿Qué planes tiene para la próxima edición de 2022? “No lo volveré a hacer porque soy demasiado viejo, no tengo nada que ganar, una vez es suficiente”, respondió.

De los 19 navegantes que empezaron la Golden Globe Race sólo quedan otros cinco en competición. El holandés Mark Slats es el próximo al que se espera en la meta de Les Sables-d’Olonne.