Redacción – Tiger Woods, jugador y vicecapitán del equipo estadounidense, ha sido protagonista en la primera jornada de entrenamientos y ruedas de prensa entre los jugadores que disputarán a partir del viernes la Ryder Cup en Le Golf National de París (Francia).

Su fantástica victoria del domingo en el Tour Championship, su primer título tras cinco años marcados por las lesiones y operaciones, ha impulsado más si cabe el interés por el duelo bienal entre Europa y Estados Unidos.

“Iba a estar aquí de todos modos como vicecapitán, pero estar en el equipo también como jugador es fantástico. Esto representa mucho para mí”, ha admitido Tiger sobre su presencia en el equipo estadounidense después de su larga travesía en el desierto.

En efecto, el capitán, Jim Furyk, le eligió primero como vicecapitán y después le dio una de sus cuatro invitaciones para completar el equipo de 12 jugadores.

Echando la vista atrás a mi trayectoria en la Ryder, no es algo que haya disfrutado realmente ni que me haya gustado ver. Espero que pueda cambiar mi récord

Sin embargo, la Ryder Cup históricamente no se le ha dado bien al ‘Tigre’, que tiene un discreto balance teniendo en cuenta que se trata del jugador que ha revolucionado el golf desde su irrupción: 13 victorias, tres empates y 17 derrotas en siete participaciones. Él sólo ha sido campeón una vez, en 1999. Su última participación se remontaba a 2012.