Teófimo López tiene “suerte de no estar muerto” dice informe médico tras pelea con Kambosos

0
226

Teófimo López arriesgó su vida y debió estar en un hospital, en lugar de en un ring de boxeo, cuando perdió sus cuatro cinturones de peso ligero ante George Kambosos la semana pasada en el Madison Square Garden, según un médico que posteriormente lo examinó y revisó su registro médico.

“Seguramente podría haber muerto”, dijo la Dra. Linda Dahl, otorrinolaringóloga (ENT) con privilegios quirúrgicos en tres prestigiosos hospitales de Manhattan. “Cómo respiraba, ni siquiera puedo explicártelo. Es como si alguien le hubiera atado un set de pesas de 300 libras alrededor del pecho … como si su cuello y su pecho estuvieran en un tornillo de banco.

“Así es como peleó “, continuó.

“Tiene suerte de no estar muerto”, dijo el Dr. Peter Constantino, director ejecutivo del New York Head and Neck Institute. “Quiero decir, muy afortunado”.

Según los registros médicos de López, el ex campeón indiscutido de 24 años fue diagnosticado con “neumomediastino” con “aire extenso en el espacio retrofaríngeo” por los médicos de la sala de emergencias durante su visita al Hospital Bellevue posterior a la pelea.

“El aire rodeaba su pared torácica, su corazón y su cuello, lugares donde se supone que el aire no deba estar”, dijo Dahl, quien trabajaba como médico de primera fila para la Comisión Atlética del Estado de Nueva York. “Si lo golpeaban en el cuello o en el pecho, de cierta manera, en cierto lugar, podría haber desarrollado un neumotórax (pulmón colapsado). Habría caído instantáneamente y no podría respirar y necesitaría un tubo torácico”.

“Tiene suerte de no estar muerto. Quiero decir, es muy afortunado.”

Peter Constantino, director ejecutivo del New York Head and Neck Institute

La causa probable del aire, según Dahl y los registros de los médicos que vieron a López más tarde en el New York-Presbyterian Hospital, fue un pequeño desgarro en el esófago. López, cuyo diagnóstico se complicó por su asma prolongada y un caso de COVID que contrajo en junio, comenzó a experimentar dificultad para respirar e hinchazón en el área del cuello el viernes, poco antes del pesaje.

“Pensé que era solo mi asma”, dijo López, cuando se le preguntó por qué no divulgó sus síntomas a su manager o a la Comisión Atlética durante su examen previo a la pelea el viernes. “Luché contra el asma antes. Si se lo dijera a todos, habrían cancelado la pelea. Pero decidí no hacerlo, debido a la cantidad de presión que tenía. No quería escuchar a la gente decir: ‘Oh, otro aplazamiento'”.

López-Kambosos, ordenada como defensa obligatoria por la FIB, fue una promoción complicada desde el principio, con al menos ocho fechas que se remontan a mayo. Además, Kambosos no fue visto como un oponente peligroso. Draft Kings tenía a López, quien entró en la lista libra por libra del boxeo con su victoria en 2020 sobre Vasiliy Lomachenko, como favorito por 10-1.

Dahl, quien trabajó con NYSAC (Comisión Atlética de Nueva York) entre 2004 y 2008, dijo que la condición de López no se habría hecho evidente en el examen de rutina previo a la pelea, realizado justo antes del pesaje del viernes pasado.

“Si escuchas con tu estetoscopio, como hice yo el lunes, sus pulmones sonaban bien”, dijo. “No hay forma de que alguien pudiera haber diagnosticado esto sin saber qué tan severos eran sus síntomas, luego una radiografía y una tomografía computarizada”.

Después del pesaje, López y su equipo, menos sus nutricionistas habituales, Perfecting Athletes, fueron al restaurante de Carmine para rehidratarse y reponerse. Ahí es donde sus síntomas empeoraron notablemente.

“No empeoró hasta que comencé a rehidratarme”, dijo López.

Su garganta y cuello se hincharon. Su pecho se sentía cada vez más apretado y su respiración se volvió difícil. Una vez más, dijo: “Pensé que era solo mi asma. He tenido asma desde que tenía 6 años”.

La explicación más probable, según el Dr. Constantino, familiarizado tanto con Dahl como con los hechos generales del caso, es que López “estiró rápidamente su esófago hasta el punto en que se rompió o algo así”.

Los padres de López, incluyendo su padre-entrenador, Teófimo Sr., pensaron que podría estar sufriendo de reflujo ácido o deshidratación a raíz de la reducción de peso.

“Me senté en la parte trasera del restaurante, junto a la cocina”, recordó López. “Todos están tratando de hacerme eructar y relajarme. Ven que mi cuello se está hinchado. Mi voz cambió. En este momento, todos están un poco preocupados. Creo que mi papá me dijo que debería ir al hospital y dije ‘No’ porque ellos probablemente terminarían cancelando la pelea”.

Después de regresar al hotel, intentaron una variedad de posibles remedios: Gatorade, té caliente, agua mineral con gas, Pepcid, Tums y toallas calientes. Nada funcionó.

Para el sábado por la mañana, López dijo: “Me duele el cuello. Me duele el pecho. Me duele la garganta. Y yo dije: ‘Creo que tendré que pelear así'”. Kambosos lo derribó en el primer round.

Fue la primera vez que López, elegido de manera abrumadora como el “Peleador del Año” de 2020, fue derribado al suelo en su carrera profesional de cinco años.

“Ese no era yo el sábado por la noche”, dijo López.

A pesar del derribo que López se anotó en el décimo asalto y sus protestas posteriores a la pelea de que los jueces se la robaron, la pelea fue vista como una clara victoria para Kambosos. La única tarjeta de puntuación que llamó la atención en los círculos del boxeo fue la del juez Don Trella, quien tuvo la pelea 114-113 por López.

Después del combate, López recibió oxígeno y un médico de la comisión atlética lo dirigió a Bellevue, donde recibió nueve puntos de sutura para un corte sobre su ojo izquierdo. A las 4:37 am, se registró una tomografía computarizada que mencionaba “aire extenso” en su cavidad del cuello.

El lunes por la mañana, quejándose de que no estaba recibiendo la atención adecuada en la concurrida sala de emergencias de Bellevue, López se fue del hospital en contra de los consejos de los médicos. Su manager alarmado, Dave McWater, llamó al segundo al mando de su empresa, Ron Rizzo, quién a su vez, se acercó a Dahl, a quien conocía de sus días en la comisión atlética.

Dahl se encontró con López en su hotel. El ahora destronado campeón se dirigía a JFK, ansioso por abordar un vuelo a Las Vegas para ver a su hijo, nacido hace apenas unas semanas el 16 de noviembre.

“Miré la prueba cuando lo vi el lunes por la mañana”, recordó Dahl. “Solo dije, ‘Gracias a Dios que estás vivo'”.

La condición de Teófimo López empeoró después del pesaje cuando comenzó a rehidratarse, pero dijo que pensaba que el problema estaba relacionado con su asma. Rich Graessle/Icon Sportswire

Ella le dijo que no podía volar y le indicó que se registrara de inmediato en el New York-Presbyterian Weill Cornell Medical Center. Los médicos confirmaron el diagnóstico de neumomediastino. Fue dado de alta el jueves por la mañana y se le recomendó no volar durante al menos dos semanas.

“No sé cómo pasó 12 asaltos sin poder respirar”, dijo Dahl. “Pero tiene aire donde se supone que no debe estar, y es peligroso para él subir a un avión”.

Aunque estaba programado que López ganara casi $3.2 millones por la pelea de Kambosos, el periodo previo marcó un lapso insoportable en su joven vida. En agosto, se separó de su esposa de apenas dos años. En octubre dijo que habló de “pensar en suicidarme” en al menos tres ocasiones el año pasado. Ese mismo mes, su familia, a quien apoya y con frecuencia ha tenido peleas con su esposa, se mudó con el joven peleador. Se fue a Nueva York el 20 de noviembre, solo cuatro días después de ver nacer a su hijo. Para la semana de la pelea, López dijo que solo le quedaban alrededor de $20,000 a su nombre.

El dinero fue una de las razones por las que el equipo López despidió a sus nutricionistas y entrenador asistente, Joey Gamache, quienes estuvieron allí para sus victorias de campeonato contra Richard Commey y Lomachenko.

Perfecting Athletes, que se encuentran entre los nutricionistas más respetados en los deportes de combate, típicamente se integran con el peleador, básicamente viviendo con López a través de esos dos campamentos anteriores. Este campamento fue muy similar hasta que López dio positivo por COVID, posponiendo indefinidamente una pelea que estaba programada para el 19 de junio.

“No quería seguir pagándoles durante nueve meses sin saber una fecha exacta”, dijo López. “Se puso demasiado caro”.

López dice que conocía sus protocolos de hidratación y nutrición de los campamentos de Commey y Lomachenko. Aún así, a pesar de que López es considerado grande para la categoría de peso de 135 libras, no había un nutricionista calificado disponible para su corte de peso. En circunstancias normales, Perfecting Athletes habría supervisado de cerca su reducción de peso y los periodos de rehidratación.

Paulina Indara, la directora ejecutiva de la compañía, se negó a comentar, citando la confidencialidad del cliente.

López dijo que no se tomó a Kambosos a la ligera, pero que su cuerpo ha superado físicamente la división de 135. Dice que su próxima pelea será en 140 libras.

Si bien comprende la suerte que tiene de haber sobrevivido a esta derrota, López espera con ansias el nuevo año.

“He estado tratando de mantener una actitud positiva”, dijo López. “Pero he perdidod todo este año”.