Redacción – Esta semana marcó el primer aniversario del pase de Alexis Sánchez de Arsenal a Manchester United, aunque sería una exageración sugerir que el hito es motivo de celebración para el delantero chileno.

El jugador de 30 años tiene muchos motivos para sentirse frustrado con el año que ha pasado en Old Trafford, y no debe resultarle para nada alentador el panorama de regresar al Emirates por primera vez desde su salida con la camiseta de United para el partido del viernes por la cuarta ronda de la FA Cup contra los hombres de Unai Emery. No le espera una cálida bienvenida.

A pesar de que tiene la capacidad de ganar un partido de la nada con un momento de genialidad, Arsenal y sus hinchas estaban contentos de verlo partir cuando firmó con United, en canje por el mediocampista armenio Henrikh Mkhitaryan.

Sánchez marcó 80 goles y asistió otros 44 en 166 partidos para Arsenal, pero su conducta se había vuelto tan negativa durante sus últimos meses en el club –sobre todo cuando se cayó un pase a Manchester City el día del cierre de la ventana de pases de agosto de 2017– que no hubo lágrimas derramadas cuando armó las maletas para irse a United el pasado mes de enero.

United se creyó muy afortunado de haber arrebatado a Sánchez de las manos de su rival vecino, a pesar de tener que pagarle al ex jugador de Barcelona un salario básico de 400.000£ semanales para tentarlo de ir a Old Trafford. Pero pasado un año, ESPN FC supo a través de sus fuentes de United que el club no sabe qué más hacer para sacar lo mejor de un jugador que se ha convertido en una de las decepciones más grandes del mercado de pases en la historia de la Premier League desde su llegada al club.

Tras haber marcado poco menos de un gol partido de por medio para Arsenal, Sánchez solamente ha logrado convertir cuatro goles en 32 partidos para United, y actualmente tiene un deprimente índice de 0.12 goles por partido.

Ole Gunnar Solskjaer, entrenador interino de United, ha confirmado que Sánchez enfrentará a Arsenal el viernes. La gran duda que hay con respecto al jugador es si podrá arrancar su carrera en Old Trafford después de una espera de 12 meses o si es que, a los 30 años, sus mejores días han quedado atrás y Arsenal se deshizo de él en el momento justo.

Tanto dentro como fuera de la cancha, Sánchez ha tenido dificultades para poder adaptarse a United. Pero hay esperanzas en Old Trafford de que la partida de José Mourinho pueda ser el catalizador para que Sánchez mejore. Fuentes le han dicho a ESPN FC que la relación entre los dos llegó a tal punto que Sánchez estaba decidido a dejar Old Trafford al final de esta temporada si Mourinho seguía en el cargo.

Sánchez no estaba contento ya que no le había dado la oportunidad de jugar en su rol favorito, como delantero central, con Mourinho inclinándose a favor de Romelu Lukaku en esa posición. Pero mientras que dentro de Old Trafford había apoyo con respecto a las quejas de Sánchez, fuentes han comentado que no hizo demasiado para ayudar a la situación al ser tan poco flexible ante los pedidos de Mourinho y que, después de haber sido el jugador estelar en Arsenal, no podía o no quería aceptar el hecho de que el equipo no se armase a su alrededor en United.

Sánchez siempre fue considerado como una figura solitaria dentro del vestuario de Arsenal y ha sido igual en United, en donde es visto como un personaje solitario y un jugador con pocas amistades dentro del equipo. Sus compañeros lo admiran por su deseo de ganar, pero hubo momentos en los que su determinación se ha convertido en quejas excesivas.

Las lesiones han perjudicado el progreso de Sánchez bajo el mando de Solskjaer, sin embargo, por lo que hay un optimismo generalizado en United sobre el hecho de que el enfoque positivo del noruego, en contraposición con el estilo abrasivo y combativo de Mourinho, podría ser clave en la mejora de Sánchez para lograr su mejor forma en el club. Sin dudas encaja con el perfil de Solskjaer en cuanto a ritmo, habilidad con la pelota, movimiento y amenaza de cara al arco.

El entrenador interino ha pasado por alto a jugadores como Lukaku, Juan Mata y Marouane Fellaini a favor de Marcus Rashford, Anthony Martial y Jesse Lingard ya que está decidido a hacer que United sea más rápido en el contrataque, y Sánchez se ajusta a ese sistema. De todas maneras, Solskjaer y United pueden ayudarlo hasta cierto punto. Él tiene que aceptar y encarar con energía el desafío.

Regresar a Arsenal el viernes puede ser una experiencia difícil para Sánchez, pero será una oportunidad para un nuevo comienzo con la camiseta de United. Y lo cierto es que tiene que aprovechar esta oportunidad, porque el tiempo y la paciencia se le están agotando.