River Plate goleó a Racing y ganó la Supercopa de Argentina

0
124

River Plate se divirtió, la pasó bien y goleó a Racing para convertirse en Supercampeón de Argentina.

River ganó 5-0 a Racing con un planteamiento arrollador, fue totalmente superior y se quedó con la Copa.

Las propuestas de ambos quedaron planteadas desde el comienzo: mientras La Academia apostaba al palo por palo con un estilo directo, el Millonario buscaba capitalizar los espacios que dejaba su rival en el retroceso, con la velocidad de sus volantes ofensivos y delanteros.

El primer acercamiento fue para los de Avellaneda, con un disparo de Matías Rojas que forzó una buena tapada de Franco Armani. Enseguida, los dirigidos por Marcelo Gallardo respondieron con un contragolpe manejado por Nicolás De La Cruz y Jorge Carrascal que Matías Suárez no pudo empujar con precisión casi debajo del arco.

De a poco, River empezó a acercarse al gol y a la media hora de juego obtuvo su recompensa, cuando De La Cruz ejecutó un tiro de esquina al corazón del área y Rafael Borré llegó a la carrera para impactar la pelota con su frente y dejar sin reacción a Gabriel Arias.

El colombiano, que llegaba entre algodones, además de volver a dar el presente en la red, tuvo encomendada una particular labor, más retrasado en la cancha y colaborando con la generación de juego.

Racing acusó recibo del golpe recibido y tuvo dos aproximaciones claras antes del descanso. Primero una buena tapada de Armani luego de un zurdazo de Fabricio Domínguez. Enseguida, un derechazo de Tomás Chancalay que se estrelló en el poste.

En el complemento, con el ingreso de Aníbal Moreno, Juan Antonio Pizzi logró que su equipo manejara el mediocampo por un breve lapso, hasta que decidió que también entren Ignacio Piatti y Darío Cvitanich por Nery Domínguez y Matías Rojas. Esas variantes provocaron un desequilibrio absoluto.

Con ese escenario, los del Muñeco exprimieron al máximo sus cualidades y el joven Julián Álvarez entró con el pie derecho para estirar la ventaja después de una guapeada de Enzo Pérez.

A continuación, vino una letal seguidilla riverplatense. Un Racing desconcertado sufrió los tantos de De La Cruz, Leonel Miranda en contra y Matías Suárez, e incluso la diferencia podría haber sido mayor.

River se consagró campeón de la Supercopa sin dejar dudas, con un apabullante 5-0, y volvió a dar una vuelta olímpica después de un año de sequía. Su rival, esta vez, no estuvo a la altura y su futuro se ve muy complicado.