Quique Setién pedirá al Barça los cuatro millones de euros brutos que estipulaba su contrato para la temporada 2020-21. Los nuevos abogados del entrenador cántabro (ha cambiado en las últimas fechas) preparan un comunicado para esta misma tarde en el que podrían anunciar la denuncia contra el club azulgrana.

En principio, esta denuncia no impedirá que Ronald Koeman se siente en el banquillo en la primera jornada de LaLiga que el club azulgrana jugará ante el Villarreal. El Barça entiende que le avala una circular que forma parte del convenio de coordinación entre FEF y LaLiga, la que trata “del régimen federativo de los entrenadores adscritos a los clubes y SAD de LaLiga”. En la misma, se informa de que “no se tramitarán nuevas licencias de entrenador, ni se renovará ninguna de estas (incluso de jugadores) al club o SAD que, habiéndola solicitado, no haya satisfecho o garantizado, a 30 de junio de cada año natural, la totalidad de las cantidades que, en su caso adeudara al entrenador o entrenadores anteriores”. El Barça entiende, por tanto, que tiene toda la temporada para pagar las cantidades que deba al técnico más allá de lo que decidan los tribunales cuando el caso, como parece, acabe en el juzgado.

El Barça no comunicó a los representantes legales de Quique Setién en su día su destitución, si bien en términos legales se entiende que, una vez nombrado un nuevo técnico como Ronald Koeman, la destitución es efectiva. La historia de Setién con el Barça terminará en los tribunales. Esta tarde se conocerán más detalles cuando los abogados del entrenador redacten el comunicado y lo ofrezcan a los medios.