Redacción – Tienen historias paralelas y los une el amor al deporte. Sus mundos son distintos aunque ambos redondos; uno con un balón de futbol, y el otro con el de baloncesto.

Son Neymar, el brasileño que encanta con su magia en el balompié, y Stephen Curry, figura indiscutible de la NBA; dos de los mejores deportistas del momento que se reunieron para charlar de forma íntima, como dos amigos.

Esto fue posible en el portal ‘The Players Tribune’, conocido por publicar historias escritas en primera persona con figuras del deporte. El encuentro entre ‘Ney’ y Curry tuvo lugar en el YMCA de París, donde está la cancha de baloncesto más antigua del mundo.

Ahí intercambiaron experiencias, opiniones, anécdotas, gustos y hasta las camisetas. Los nombres de LeBron James, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo estuvieron presentes en la tertulia.

«Ellos sacan lo mejor de ti. Cuando llegas a ese nivel, que te respetan, te ven como una amenaza, tú también sacas lo mejor de ellos. Y ese ida y vuelta es por el cual jugamos.

«Para mí, viendo el primer partido que jugué contra Lebron, en mi primer año, y pensando de ese momento al 2015 cuando nos enfrentamos en las Finales de la NBA, esa primera vez yo solo quería ser grande, porque veía grandeza delante mí. Cuando juegas contra él, quedas expuesto, aprendes, creces, fracasas, y sigues creciendo. Y eventualmente llegué a la cima», reflexionó el jugador de Golden State.

Neymar coincidió y recordó cómo fue la experiencia de llegar al Barcelona para jugar al lado de su “ídolo”, Lionel Messi.

“Messi es uno de los mejores de toda la historia y es mi ídolo en el futbol. Con él aprendía cada día. Eso me hizo más fuerte, mi capacidad en el campo creció porque seguía aprendiendo de él. Y Cristiano Ronaldo es un monstruo. Enfrentarme a él es un placer y un honor. Tienes que ser inteligente, tienes que estar alerta, pero al mismo tiempo aprendes bastante también”.

Una Final es diferente a cualquier otro partido y única. Tanto en la NBA como en la Champions League, disputar el partido por el título se vive de forma incomparable.

”Es tal la ansiedad y la adrenalina de una final de NBA que todo el caos de alrededor se vuelve más lento, está intensificado a otro nivel. Pero al fin y al cabo es meter la pelota en el aro y nada más”, explicó el dos veces MVP de la NBA.

Y Neymar, quien ganó la Liga de Campeones en 2015 con el Barça ante la Juve, en Berlín, coincidió con Curry.

“La final de Champions League requiere concentración, es cierto. En mi caso, una vez que pisé la cancha se me fue todo tipo de nervio. Es apenas lo que haces todos los días, se trata de entrar en confianza”, recordó.

Tanto el brasileño como el estadounidense coincidieron en que ser atletas de talla mundial no los exenta del sufrimiento que en ocasiones se vive en el deporte.

“Tuve dos momentos bajos. El primero fue cuando me lesioné en el Mundial 2014, sentí que no había vuelta y todo se me venía abajo. El segundo, cuando me operé en este 2018, también creía que no llegaba a Rusia”, platicó Neymar.

Por su parte Curry reveló el valor que tiene la familia en el camino de una figura deportiva.

“Están contigo en lo más bajo, pero también están contigo para celebrar en lo más alto, todos los éxitos, y eso es lo que hace que funcione. Porque sé que para ti, la familia es lo más grande, no podrías hacer lo que haces sin tu familia apoyándote, y todo se ve en ese recorrido”.