Messi tiene prisa. El argentino, que la semana pasada no se consideraba jugador del Barça e incluso había mandado un burofax para abandonar el club, ha cambiado el chip a velocidad de vértigo.

Tanto que después de pasar el PCR en su domicilio y entrenarse dos días en solitario, el argentino ya se ha incorporado este miércoles al grupo. Messi ya se ha puesto a las órdenes de Koeman como Coutinho, Busquets, De Jong y Ansu Fati.

Que Messi haya entrenado ya a las órdenes de Ronald Koeman alimenta las informaciones que aseguran que el argentino quiere jugar incluso unos minutos en el primer amistoso de la temporada este sábado día 12 ante el Nástic de Tarragona (19:00 horas).

Da la sensación de que Messi ha entrado pronto en la dinámica del grupo, ha olvidado sus problemas y, como prometió en la entrevista que concedió hace pocos días a Goal.com, lo dará todo en su último año de contrato con los azulgranas.