Luis Suárez de ser despreciado en el Barcelona, llegó para ser campeón en el Atlético de Madrid

0
511

Una de las grandes diferencias entre el Atlético de Madrid de la presente temporada y el de las últimas campañas ha sido Luis Suárez. El uruguayo durante las 38 jornadas ha desatascado al equipo en los malos momentos, además de imprimirle un carácter que en los últimos años no se le conocía al conjunto del Cholo Simeone. Ha marcado la diferencia.

Por se motivo era normal que marcase el tanto de la victoria en el José Zorrilla. El partido se le había puesto muy en contra al conjunto colchonero. Un gol de Óscar Plano a los 18 minutos ya hacia presagiar que les iba a tocar remar contra corriente. Eso unido a lo pesado que estaba un campo más regado de lo habitual y lo difícil que era superar dos líneas muy juntas del Valladolid. Eso provocó el cortocircuito en los pupilos del Cholo.

Un cortocircuito que arregló Correa al poco de salir del vestuario. Pero quedaba lo mejor. El gol de Luis Suárez. El delantero uruguayo muy atento durante todo el partido se aprovechó de un mal pase de un zaguero del Valladolid para encarar a Jordi Masip. Era un mano a mano con unos 20 metros de carrera por delante. Cualquier otro delantero se hubiese puesto nervioso pero no el uruguayo. Acabó como un auténtico fenómeno sin muchos problemas para superar al meta vallisoletano y elevar el 1-2 en el marcador.

Un resultado que le daba La Liga a los colchoneros. Más aún porque en ese momento el Real Madrid se encontraba sin hacer sus deberes Valdebebas contra el Villarreal.

Y es que el ‘9’ del Atlético de Madrid lo había buscado desde que salió al terreno de juego. Antes de que se cumpliese el minuto de juego ya había tirado a puerta pero El Yamiq logró evitarlo. Algo que valió para ser atendido en los primeros minutos. Después vio como Kiko Olivas le desvió un disparo a la escuadra de cabeza. Ya en la segunda mitad lo intentó de cabeza pero su testarazo se chocó en otro zaguero vallisoletano.

Así que era de esperar que el uruguayo no hubiese dicho su última palabra. Ahí llegó el gol. Llegó el gol para alcanzar los 21 tantos en el campeonato de Liga y darle una nueva Liga a los colchoneros.