Redacción – Roger Federer se ha clasificado este lunes para los octavos de final del torneo de Dubai, de categoría 500 y uno de los más destacados en la preparación de la temporada de pista dura previa a los Masters 1000 de Indian Wells y Miami. El suizo se ha dejado un set en el camino para acabar barriendo a Phillip Kohlschreiber por 6-4, 3-6 y 6-1. Ha sido su decimocuarta victoria en otros tantos partidos contra el alemán.

Poco más de hora y media ha necesitado Federer para acceder a unos octavos de final en los que se medirá a Fernando Verdasco, a quien ha ganado en los seis duelos previos entre ambos. El suizo se ha mostrado muy preciso con su primer servicio, aunque no tanto con un segundo que le ha jugado malas pasadas en el segundo set y le ha obligado a jugar un tercero. Además, el suizo también ha demostrado tener margen de mejora con su revés.

No ha tenido historia el primero, en el que Roger ha marcado el ritmo del partido desde el fondo de pista. Un break inicial ponía cuesta abajo para Federer una primera manga en la que tan solo sufría con una bola de break en contra en el cuarto juego del partido. Seguro con su saque, Federer la levantaba para caminar sin problemas hacia el 6-4 inicial.

El lío llegaba para él en el segundo set, en el que cedía de inicio su saque para dar alas a un Kohlschreiber que empezaba a ser más agresivo con sus golpes. A pesar de que Federer recuperaba el break poco después, volvía a ceder su saque de inmediato para un 4-2 en contra que no podía recuperar. El suizo tenía la opción para hacerlo en un largo noveno juego, en el que disponía de tres bolas de break a favor que obligaban a Kohlschreiber a ofrecer su mejor versión con el saque para forzar la tercera manga con un 6-3.

Sin embargo, no se dejaba sorprender en ella Federer, que finiquitaba de inicio a su rival con un break que echaba abajo toda opción de remontada de Kohlschreiber. Este cedía por un 6-1 en un set en el que Federer volvía a soltarse para terminar con 29 golpes ganadores, por tan solo 16 de su rival. A pesar de los también muchos errores no forzados (otros 29), el suizo salvaba su primer escollo en Dubai en el que era su primer partido tras caer eliminado en los octavos de final del Open de Australia contra Stefanos Tsitsipas. El de Dubai es un nuevo torneo en el que Federer tiene la opción de alcanzar los cien títulos individuales en la ATP.