Redacción – El Manchester City de Guardiola añade otro capítulo a su colección de partidos memorables. El Southampton ha pasado en una temporada de aguantarle el tipo en el Etihad hasta el minuto 97, a ser un juguete para el City. Pep jugó sin su mejor jugador, De Bruyne, ni uno de sus hombres más en forma, Mahrez. Importó poco, porqué apareció un Sterling imperial y un equipo dominante que saldó otro partido con goleada: Un 6-1 le endosó a los ‘saints’.

Los ‘sky blue’ han anotado, en Premier, 17 goles solo en los primeros tiempos. 11 equipos de la liga no llegan a esa cifra en todos los minutos jugados. De estos 17, nueve han sido antes del minuto 20 de partido. El Southampton marcó el gol del honor a través de su delantero Danny Ings. Fue el primer gol encajado por los de Guardiola en liga no marcado por un defensa rival. Con el triunfo, los mancunianos ya son líderes en solitario. Con el tropezón del Liverpool les sacan dos puntos a los de Klopp, por primera vez en esta temporada.

Algo de consuelo puede llevarse el Southampton que, pese a ser vapuleado, fue el equipo que más veces disparó a la puerta del City esta temporada. Más que Liverpool, Arsenal o Tottenham. Y se llevó cinco goles de vuelta para el sur. A los 20 minutos de partido, la realización televisiva se centró en los fans del Southampton, que se desplazaron más de 360 quilómetros al norte del país y vieron a los suyos sentenciados antes de la media hora. La grada local, mientras, entonaba el “We’ve got Guardiola”, la canción dedicada a su entrenador.

El arranque del partido fue demoledor. Salió tan atrevido el Southampton que ni vio como encajaba tres goles en 18 minutos. Hoedt se introdujo el primero en su propia puerta tapando un centro raso de Sané, y dobló las diferencias Agüero, que en el área pequeña empaló una gran jugada de extremo de Sterling. El partido del extremo inglés fue excelente, un puñal incesante que se está convirtiendo en jugador grande. El tercero lo puso David Silva en una plástica volea desde el interior del área.

Despertaron los ‘saints’ con el partido ya casi finiquitado y forzaron un penalti. Ederson derribó a Ings, y el mismo delantero transformó la pena máxima con tranquilidad. La misma que tuvo el City para seguir jugando con su rival. Sterling encumbró su gran primera mitad anotando el 4-1 en un pase atrás de Agüero, que se la devolvió.

Pese a algunas imprecisiones defensivas irrelevantes, sobre todo de Mendy, el guión no cambió. Llegó el 5-1 cuando Sterling, como un cohete, desbordó por velocidad a la defensa. Cazó un pase del Kun a la carrera y la cruzó a la red por debajo de las piernas de McCarthy.

Guardiola se permitió dar descanso a piezas claves como David Silva, Fernandinho o Stones. Viene otra semana clave, con duelo de Champions ante el Shakthar y el derbi de Manchester el próximo domingo. Pero los jugadores no entienden de reservas, y se regalaron un sexto antes de acabar el duelo. Lo protagonizó Leroy Sané, que tuvo su premio en el tiempo de descuento en un certero tiro raso.

El Manchester City está muy lejos de estancarse en el conformismo, todo al contrario: está más maduro y preparado que nunca. En la Premier, no queda duda de quien manda.