Redacción –  Era el encargado de toda la logística de Olimpia. Iba a traer los jugadores al aeropuerto, compraba los boletos de viaje, tenía a cargo la seguridad de los estadios, coordinaba los vendedores de boletos en las taquillas entre muchas funciones más. Su vida era muy ocupada y entretenida, hasta que le pasó lo peor.

Mi Pasión les relata la historia de Otoniel Hernández, el exadministrador de Olimpia que recibió un disparo en la cabeza el 11 de agosto de 2013 cuando estaba en el sepelio del exentrenador Carlos Cruz Carranza.

Oto nos esperó sentado en una banca en un centro comercial de Tegucigalpa. Su vista cansada, sus pasos muy lentos, pero con un corazón muy grande. Así se tomó un café con nosotros en una mañana solitaria en la ciudad para contar por primera vez todo lo que ha vivido después de aquel día trágico.

“Fue hace cinco años. Después de ese momento ha sido una nueva vida prácticamente, fue como un giro de 180 grados para mí, ya no puedo resolver nada por sí mismo”, inició compartiendo con Mi Pasión.

“Yo lo recuerdo todo, desde antes y después de lo que ocurrió. Casi nada se me borró de mi mente. El día anterior a ese domingo, nos dimos cuenta que había fallecido el profesor Carlos Cruz Carranza, yo recibí la llamada que tenía la autorización para ayudarle a ellos para que contrataran una funeraria y eligieran un cementerio, pero ellos decidieron que se velaría en su casa y se enterrara en el Cementerio General”, recordó.

Oto después de hacer la introducción con nosotros, relató lo que ocurrió ese día en el Cementerio General.

“Yo no iba a ir porque el entierro era en la tarde y jugaba Olimpia, pero después lo cambiaron para la mañana, entonces fui con Olman (amigo de trabajo), le dije, ´Olman vamos en tu camioneta´. Llegamos antes del cuerpo, estando en el cementerio vimos que venía un grupo de jóvenes, eran de pandilla”, confió.

Siguió contando “le dije a Olman, apaga el carro y salgámonos, pero no nos dio chance, ellos pasaron enfrente y nos hicieron señas con las manos (de maras), luego de estar ahí unos cinco minutos uno de ellos puso su mano atrás y sacó un arma, hizo un disparo al aire, mi compañero se puso nervioso, encendió la camioneta y arrancó, yo iba de pasajero, salimos en el vehículo, fuimos acribillados, yo hasta ese momento no sentía nada, a medida avanzábamos sentía mojado mi cuello, ´me pegaron´, entonces le dije a Olman que me llevara al hospital”.

Don Oto se recuerda hasta el momento que llegó al hospital y escuchó a un doctor que dijo que no lo dejaran dormir.

El disparo que recibió Oto fue en la cabeza (en el parietal derecho) y  la bala quedo adentro.

El disparo provocó que todo el lado izquierdo del exadministrador olimpista que afectado.

Una nueva vida

En el centro hospitalario le salvaron la vida a Oto Hernández, le sacaron la bala de la cabeza y estaba evolucionando bien, pero llegó lo más difícil.

“Luego empezó el problema, la nueva vida, para mí fue difícil y doloroso saber que iba a depender de todos. Tuve que aprender a gatear como un bebe, estuve más de dos años en Teletón. Hubo muchas lágrimas. Lo más duro es depender de los demás, independientemente sean tus hijos”, expresó con nostalgia.

Agradeció a Dios y dice que lo que más aprendió en todos estos años es a tener experiencia cercana con Dios.

“La verdadera experiencia que he tenido es que uno debe ser frecuente con el amor y la misericordia de Dios. Yo estoy seguro que ya salí de esta, lo que está pasando en mi vida es una evolución, estoy mejorando el motor fino de la mano izquierda”.

Al consultarle ¿Qué se siente haber vuelto de la muerte? Contestó “lo que siento es gratitud a Dios”, y añadió que “he perdonado a los que me hicieron esto, lo hice desde que salí del hospital”.

Oto le agradece a toda su familia y compañeros de trabajo que lo acompañaron siempre. Pero sobre todo a Olimpia que lo sigue apoyando para vivir.

“Olimpia siempre ha estado ahí, eso me motiva a estar bien, el Olimpia es el 40 % de mi vida, me ha hecho mucha falta trabajar de nuevo como lo hacía antes”, compartió

“El amor por Olimpia es eterno y siempre estaré dispuesto a colaborar”, expresó Oto.

Han pasado cinco años desde aquella tragedia y Oto ha evolucionado, ya maneja vehículo y mejoró el control de su parte izquierda. Ahora solo le toca seguir luchando para volver a ser el Oto de antes, el que disfrutaba cada partido de Olimpia.

“Quien me hizo volver de la muerte a la vida no fueron los médicos, el diagnostico era bien fuerte, ellos decían que de 100 casos como el mío solo uno sobrevive y queda parapléjico. Me  diagnosticaron silla de ruedas o cama para el resto de mi vida. El que me hizo volver a la vida fue Dios, por su gran amor y misericordia me dio la oportunidad de vivir”, finalizó.

Don Oto, el exadministrador de Olimpia que volvió de la muerte

Don Oto, el exadministrador de Olimpia que volvió de la muertehttps://bit.ly/2C0OdfBClub Olimpia Deportivo Liga Nacional De Honduras

Posted by Mi Pasión hn on Saturday, October 6, 2018