Redacción – El entrenador de Motagua, Diego Vázquez, arremetió contra el arbitraje en el clásico contra Olimpia, asegurando que fue perjudicado.

“Sobre el tema del arbitraje que fue terrible y no vi que saliera en ningún lado, me están afectando viendo las imágenes después, en la conferencia dije que el penal de Rubilio de donde estaba me parecía que era, al final hubo tres expulsiones y dos penales muy claros”, dijo Vázquez.

Agregó que “lo que no me gusta es que pos clásico mirando las imágenes no se diga nada, es como que ya lo tenemos interiorizado y hay errores graves que definen o inciden en los resultados y no decimos nada. Primero la expulsión de Ever Alvarado ya tiene amarilla y le pega un codazo a Wilmer Crisanto en la cancha, estamos claro, después tira Moreira pega en la mano es penal, luego era roja para Hendry Thomas que levanta el pie cuando un jugador va a la pelota y es clara intención de lastimar y no lo expulsa”.

El técnico del azul lamentó que solo se hable de salvar el invicto de un equipo y no del arbitraje en el clásico.

“Repito y los comentarios son, sigue el invicto hay que ver cómo. Los errores son siempre en contra de Motagua, todos se equivocan contra nosotros, que casualidad, no me había quejado del arbitraje, pero siempre nos afectan”.

Diego se acuerda del presidente de la Comisión de arbitraje de Fenafuth: “Nunca nos has favorecido en un clásico, siempre nos han perjudicado, no estoy acusando a nadie, pero si me llama la atención que salga Pedro Rebollar a decir que fue un buen trabajo, fue pésimo, incidió en el resultado”.

Siguió diciendo “si esas jugadas son del otro lado, seguro Motagua pierde el partido 3-1, no nos marcan penales claros y son recurrentes los errores contra nosotros en los clásicos”.

El entrenador hasta habló del exárbitro y ahora analista en la cadena que le transmite al Motagua que cambió de opinión de la tarde en el partido a la noche en el resumen en uno de los programas.

“Nadie dice que nos perjudican, me dan ganas de decirle a los directivos que hagamos una conferencia al respecto, me falta solo invitarlo a comer a Rebollar, lo he llamado 800 veces y nunca dice nada, Reinaldo Salinas en la transmisión dice que es penal y luego en la noche dice que no”.

Remató diciendo “a la noche siguiente del partido contra Olimpia no pude dormir, me quería matar, después de lo de “Rasquiña” los errores son constantes contra nosotros”.