Redacción – Cristiano Ronaldo ya tiene su primer título con la camiseta de la Juventus. Tras ganarlo todo en sus nueve años en el Real Madrid, el crack portugués levantó hoy la Supercoppa italiana en el estadio King Abdullah de Yeda (Arabia Saudí) tras ser una vez más decisivo ya que marcó de cabeza el gol que derrotó al Milan (1-0). El otro gran foco de atención del partido, Gonzalo Higuaín, empezó en el banquillo ante el que fue su equipo hasta el verano pasado.¿La razón? Oficialmente por una inoportuna fiebre a causa de un principio de gripe, pero todo apunta a que su marcha al Chelsea está próxima.

La primera parte fue muy táctica y con pocas ocasiones ya que ambos equipos asumieron pocos riesgos. La Juventus llevó la iniciativa e intentó elaborar más el juego a partir de las botas de Miralem Pjanic, mientras el Milan, bien situado y con una fuerte presión, dificultó muchos sus movimientos y buscó un juego más directo para proyectarse en ataque.

Douglas Costa y Joao Cancelo, que repareció tras un mes de baja por una operación de menisco, rompieron este guión con dos disparos cruzados que salieron rozando el poste (3’ 16’), mientras el Milan no replicó hasta el 23’ con su primer remate, un chut de Samu Castillejo desde la frontal del área que se le fue un poco alto (23’).

A Blaise Matuidi se le anuló un gol por claro fuera de juego (33’) aunque la mejor ocasión de la Juve llegó justo antes del descanso en una acrobática media volea de Cristiano Ronaldo que se fue lamiendo el larguero tras botar alto del balón en el césped (41’). Fue la única vez que el portugués apareció hasta entonces el partido pese a intercambiarse la posición constantemente con Douglas Costa y Paulo Dybala, sus compañeros de ataque en ausencia de Mario Mandzukic.

El Milan tuvo su mejor opción poco después en un rebote que le cayó a Hakan Çalhanoglu cuyo disparo centrado lo detuvo en dos tiempos Wojciech Szczesny. Más cerca del gol estuvo nada más iniciarse la segunda mitad el joven Patrick Cutrone, habilitado involuntariamente por Pjanic y cuyo trallazo lo repelió el larguero (47’).

Fue entonces cuando Cristiano Ronaldo decidió tomar cartas en el asunto. Encontró más espacios y, tras una incursión por la izquierda, soltó un obús marca de la casa que repelió bien colocado Gianluigi Donnarumma (58’). Avisó el portugués y en la siguiente acción no perdonó. Pjanic puso un balón picado sobre el área y CR7 cabeceó la red ante la salida del meta ‘rossonero’ (61’). El VAR validó el gol ya que el exmadridista arrancó al límite.

El Milan intentó reaccionar pero le faltaba potencial ofensivo de ahí que, tras un gol bien anulado a Dybala por fuera de juego (67’), Gennaro Gattuso decidió dar entrada a Higuaín y a Fabio Borini por el recién fichado Lucas Paquetá (debutó el sábado en la Coppa ante la Sampdoria) y Castillejo (71’). Sin tiempo para que los cambios generaran en una sólida Juve, los ‘rossoneri’ sufrieron otro mazazo al ver Franck Kessié, tras consultar el árbitro el VAR, una roja directa por una dura entrada a la altura de la espinilla sobre el recién entrado Emre Can (73’).

La Juve, con su oficio habitual, supo gestionar el paso de los minutos sin mayores problemas y conquistó la octava Supercoppa de su historia pasando a liderar el palmarés en solitario superando las 7 del Milan. Tras perder las dos últimas ediciones ante el propio Milan y Lazio, el equipo de Massimiliano Allegri puso fin a su mala racha en la competición de la mano del insaciable Cristiano Ronaldo.