Catracha trabaja de mesera en lujoso restaurante de Houston: “Extraño a mi mamá”

Sara Hernández es una hondureña que lucha por cumplir sus sueños en Estados Unidos.

0
986

Eran pasadas las 9:00 pm con una suave lluvia, varias personas esperando su turno de brindar su orden y ser atendidas cuando llegó el equipo de Mi Pasión Hn a un restaurante con el objetivo de formar parte del abanico de clientes que consumían en el lugar.

De pronto una chica se nos acerca y con su uniforme blanco, una gorra roja en su cabeza para cubrir su cabello y un delantal negro, con apariencia de cansancio por la jornada realizada, pero con una sonrisa en su rostro pregunta ¿Ustedes son de Honduras?

En el brillo de sus ojos se notaba la alegría de ver al alguien de esa tierra que le vio crecer y de la cual guarda muchos recuerdos, además que asegura haber dejado parte de su corazón para aventurarse en sueño americano.

Sara Hernández de 25 años, originaria de El Progreso, Yoro, no dudó en abrazarnos y decir “yo sabía que eran de Honduras, desde el momento en que entraron y miré en sus camisas Mi Pasión, aquí solo una pareja de hondureños ha venido desde que trabajo aquí por eso me alegré”.

Hernández actualmente vive en Houston con su esposo e hija, pero en Honduras tiene a su madre y asegura que es lo que más extraña de su país.

Agregó que “cuando se sale del país, uno no lo olvida, nada es igual aquí (Houston), la vida es más bonita en Honduras, uno sale por la necesidad para otros lugares”.

Hernández ya había radicado en Miami, pero se trasladó a Houston para acompañar a su esposo quien también es hondureño y que al consultarle la nacionalidad del mismo nos respondió “hay que consumir lo nuestro ja, ja, ja”.

Sin embargo, al consultarle que es lo que más extraña de Honduras, su semblante se quebrantó, sus ojos se llenaron de lágrimas y respondió “lo que más extraño es a mi madre”.