Redacción – La relación entre Alejandro Albalá y Sofía Suescun ha ido de menos a más durante su paso por ‘GH Dúo’. Pese a que la pareja llegó al programa ya rota, su paso por Guadalix les ha dado de todo. El cántabro ha proclamado durante sus semanas dentro de la casa el gran amor que siente aún por Sofía. Por su parte, esta le ha dejado claro que no puede estar con él aún con el amor que siente por él.

Pero en los últimos días de la de Pamplona dentro de ‘Gran Hermano’, sus repetidas menciones a Kevin Roldán, cantante con la que se la relacionó, hicieron que explotara una bomba. Albalá no se tomó nada bien las repetidas bromas que hacía Sofía sobre su supuesto ex y no dudó en repetir lo mucho que le dolía eso. Incluso llegó a rociarla con spray durante una de las pruebas del concurso cuando la navarra contó que su primer novio era rapero.

Aunque por sorpresa de todos y con un poco de humor, una vez Sofía estaba fuera de la casa fue Alejandro el que se acordó de Kevin Roldán. El de Santander quiso agradecer a todos los que habían confiado en él para llevarlo hasta la final: “Quiero dar las gracias a mi familia, a mis amigos, a los espectadores que me han hecho llegar hasta aquí, me han traído en volandas… Y a Kevin Roldán, ¡contigo empezó todo!”, haciendo alusión a la famosa frase de Piqué cuando el Barça ganó el triplete en 2015.

La rivalidad entre Alejandro Albalá y Sofía Suescun llegó tan lejos que hasta los propios protagonistas llegaron a hacer promesas si se salvaban de la nominación que los enfrentaba cara a cara en la gala 13 del programa. La influencer aseguró que se teñiría de rubio si conseguía librarse de la expulsión, mientras que el cántabro aseguró que se desnudaría.

El resto de la historia ya la sabemos. Sofía fue la expulsada con un 52% de los votos. Alejandro debía cumplir su promesa. Pero fueron los espectadores que entre tres opciones decidieron la acción que haría el de Santander. Finalmente, vimos a Alejandro Albalá dando vueltas en el patio como su madre lo trajo al mundo.